miércoles, 10 de octubre de 2012

Naderías pasadas y recientes




El tiempo transcurre despacio, 
transita por mis venas latiendo,
dejando huella del espacio vivido,
cincelando muescas,
abriendo heridas,
señalando nudos y desenlaces,
remarcando risas y caricias,
separando la noche del día,
acentuando pesares,
olvidando el olvido,
lento, engañoso, aciago,
trampantojo de si mismo.


Imagen: Reloj infinito, Oscar Tusquets Blanca


Ha vuelto a caer la lluvia,
blandamente, casi en silencio,
humedeciendo los brotes tiernos,
lavando porfiados pecados,
borrando mi nombre de la plaza,
limpiando el banco que guardaba mi huella,
disipando la estúpida niebla que disimulaba perfiles.
Ha vuelto a caer la lluvia,
hoy como la primavera pasada,
llevándose mis recelos.

12 comentarios:

Aldabra dijo...

poemas que hablan de la cotidianedad de la vida, del transcurso del tiempo, de las inquietudes humanas...

me gusta mucho el segundo, lo encuentro más tangible.

biquiños,

Fernando Gessa dijo...

Tu blog ha sido un interesante descubrimiento. Seguiremos por estos lares.
Un saludo.

Balteu dijo...

Son dos poemillas para pensar, meterse en ellos y masticar las palabras haciéndolas propias, vislumbrando las imágenes como parte de nuestro entorno, así los estaremos viviendo.
Sabía por tus escritos, que tenías la capacidad suficiente como para escribir poesía, pero hoy leyéndote, se me antoja que estos versos reflexivos, no son más que pensamientos que fructificaron necesariamente con tú melancolía y es posible, que sirvan de trampolín para lanzarte a uno de esos relatos, que elaboras con tanta maestría y seguro que tanto la poesía como el relato tendrán amplia cabida aquí, con ese estilo tan bueno que te caracteriza.

Auroratris dijo...

Belleza para mis ojos acabo de descubrir. Bonitas naderias pasadas antes de irme a soñar.
Excelente, fonsi.
Un abrazo

Manel Aljama dijo...

Y el tiempo sigue y vuelvo a leerte. Eso, aunque sean poemas melancólicos, tristes, arrancados del alma, me transmiten un sentimiento que comparto al leer.
Bicos.

TORO SALVAJE dijo...

Me gustan mucho los dos.
El paso del tiempo es mi tema favorito.
Y la lluvia me encanta.

Besos.

Caminante dijo...

La lluvia como metáfora de las lágrimas? Leo en otro blog que tu auséncia ha sido forzada y triste. Ánimos, no podemos dejarnos llevar por el abatimiento.

O escolante dijo...

Hoy recibo tu regalo de cumpleaños como una sorpresa. Aquí vuelve, por fin, la señora que nos moja con esa lluvia que debe servirnos para que, sin olvidar el pasado, nos permita humedecer la tierra para que aparezca nueva vida. Ese don nadie nos lo puede arrebatar las muchas vidas que vivimos, las muchas muertes que padecemos y los muchos renacimientos que nos podemos permitir. Soy consciente de esta nueva vida que comienza ya.

TriniReina dijo...

La lluvia que cae y nos traspasa de melancolía el alma.

Muy hermoso. Te felicito

Un abrazo

Concha L. F. dijo...

Que ben che quedou. Ata podo percibir a chuvia!

Marisa dijo...

Las lluvias del otoño
vuelven
para recordarnos
los dorados y los ocres
en el reloj del tiempo.

Abrazos y besos

Manuel dijo...

Ana y sus poemas tristes y de lluvia de otoño. Lo manejas como nadie.

Un beso.