martes, 2 de octubre de 2012

PEQUEÑECES DE LA AUSENCIA




He visto que la blanca página llora silente,
aguardando las huellas, de leve tacto.
de mis perezosos y cansados dedos.


La noche está fría y no brillan estrellas hoy,
la enfrentada biblioteca empero
bulle con estertores de curso que acaba
y, en silencio, una gaviota sobrevuela mi mirada.
Mientras, sin perder su aroma, resistiendo,
sobre una mesa las rosas se van marchitando
al compás de las horas del tic tac del reloj.


Tristeza y obligado silencio
tras las miradas vacías,
tras actitudes marchitas,
tras ecos de apagados ayeres
y aquella vida que fue.



Dentro, en el lugar en que todo se cuece,
cuando algo terrible sucede
y nada es lo que parecía,
ahí, en el meollo,
en el fondo de todos los sentires,
el caos se apodera de tu universo
confundiendo todos los perfiles
y cambiando piel, mirada y tacto.





Lento anochecer el de su mente;
los luceros se van apagando,
no se encuentran prendidas antorchas
que diseñen caminos o gestos
apoyando memoria y palabras
o buscando la caricia perdida.
Triste oscuridad sin una luna
que temple el frío miedo que atenaza.





Estremecida,
luego de frotar sus temblorosos huesos,
que gritan auxilios y abandonos,
levanto su rostro esta noche,
buscando la mirada huida,

Estremecida, levanto su rostro ajeno,
que hoy sólo fue silencio.




Imagen: Elia Fuentes.

12 comentarios:

Aldabra dijo...

ESTA ENTRADA me hace imaginar una profunda tristeza, pero también un pellizquito de esperanza; el hecho de escribir las emociones y echarlas fuera, ya es el inicio de un camino de retorno.

biquiños,

zeltia dijo...

"el frío miedo que atenaza."
quédome con ese verso

e escribe, fonsilleda,
que agarima e reconforta e, por veces, espanta o frío. calquera frío.

Balteu dijo...

Bienvenida de nuevo Ana, al mundo virtual que te lee y ya se creía por ti abandonado.
Este popurrí de poemas o esta catarata de versos, son sin duda gran parte de tus sentires, está claro que te has visto invadida de tristeza, pero solo con leer el comienzo ya se vislumbra le esperanza de que podamos seguir leyendo tus inspirados textos, ya sea en prosa o en verso que en las dos vertientes destaca la calidad de tú escrita.

Un acio de bicos para ti apreciada compañeira.

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Y en silencio
Sobre la fría pantalla
Ojos cansados.

Gracias amiga por tu recuerdo,
Desde la rutina mas yerma.
Mi beso y mi estima?

Cuspedepita dijo...

Alédame poder ler o que escribes outra vez. Os teus versos van destilando emocións en cascada, comezan coma un pequeno rego de nostalxia, que axiña se convirte en gran río e rematan coa intensidade da ruxida das cataratas do Iguazú, anque falen de silencio e de tristeza.

Unha aperta grande.

Manel Aljama dijo...

Bienvenida de nuevo.
En el fondo sé que nunca te has ido porque has estado ahí, callada, pero has estado. Ha sido un paréntesis en el cual nos hemos quedado sin tus palabras y con una colección de silencios.
Comparto las opiniones expresadas.
Sólo puedo decir que aquí seguimos todos, que estamos en el camino y avanzamos juntos hacia ese final de trayecto al que algunos ya han llegado porque se nos adelantaron y nos han dejado quizá solos en el trahecto. Pero no, el trayecto lo recorremos todos. Cada uno a su paso.
Un abrazo muy fuerte y muchos vesos.

Caminante dijo...

Parece que todos coincidimos en retornar a la vida virtual por estas fechas. Me alegro de reencontrarte, Fonsi. Tu poema destila tristeza. Es que no nos queda el menor resquicio para la alegría? Parece que todos estamos así... terrible.

Marisa dijo...

Mi querida Ana y después de tanto tiempo añorada al fin te encuentro,con el corazón en cada uno de los renglones escritos,
has buscado el otoño para llegar con un gran poema.
Quizás la melancolía
de la hoja caída y los colores del crepúsculo nos invada,
si bien es cierto que habrá otra primavera, mientras tanto
esperaremos con los ojos puestos
en ese bello horizonte de las Cíes
el mañana.

Un gra abrazo


Vakastolas dijo...

Pois non deixes chorar ás páxinas en branco se hai un verso co que enchelas. Un saúdo :)

paideleo dijo...

Sempre temos épocas tristes e silandeiras pero logo pasan.
Benvida outra vez ao mundo virtual.

TriniReina dijo...

Hay noches que invitan a entregarnos a la blancura del papel y en el, a solas, en silencio, a media luz desangrarnos...

Abrazos

Manuel dijo...

Bueno, ya tenemos de vuelta a Ana. Sí, ha sido una verdadera sorpresa. No me gustan nada las "desapariciones" en la red. Unas veces suelen ser tristes por cuento desaparecen de la faz de la Tierra y otras, las menos, son como esta. Bienvenida, mi querida Ana, Amiga virtual desde hace años.

Lo celebro.
Un beso de Manuel.