lunes, 18 de abril de 2011

EL SILENCIO DE LA SOMBRA


Nota. Me veo en la obligación de pedir disculpas a mis posibles lectores, si los hubiera. Especialmente a aquellos que escriben y aman la poesía. A veces, no sé por qué, lo que necesito escribir me sale así y conozco perfectamente todas mis limitaciones. Repito, perdón.


Sombra, que tras la lluvia lastima el sueño.
Sombra, que entona un baile de ilusión y anhelo.

Sombra,
anuncias silencios tras el espejo,
reclamas olvido para el afecto,
y pones palabras donde solo hay eco.

Sombra, la que duele el ánimo
y en su mirada reza el silencio.

Sombra,
que danza el baile de la noche en el sendero
siembra astillas de sentimiento
y arrastras caricias que lleva el viento.

Sombra, amada sombra olvidada
en las esquinas de mi aposento.

Imagen: "Silencio" de Elia, Xalundes, Seix0. (Links. en el margen derecho).

19 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Deberías pedir perdón por no escribir poesía más a menudo.

Tu poema me ha gustado mucho.

Besos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Sombras que van y vienen. Sombras que conocen a que pies van unidos...

Saludos y un abrazo.

El Drac dijo...

¿¿Y por qué pides perdón?? Está muy bueo tu poema. Un abrazo

Marisa dijo...

Un gran poema,
sombras que no se olvidan
y que se esconden
en el silencio.

Me ha encantado.
Me quedo con ganas
de leerte más poesía.

Un cálido abrazo.

De cenizas dijo...

¿Perdón? Deberías pedir perdón por pedir perdón. !Cuántos quisieran escribir poesía como tú!


besos

Aldabra dijo...

Pero, mujer, no tienes porqué pedir perdón. Tu poema tiene la misma validez que cualquier otro poema del mundo mundial y quien diga lo contrario miente. En cada ocasión necesitamos expresarnos de un modo diferente y eso es bueno porque en la variedad está el gusto. Biquiños.

Concha López Fernández dijo...

A verdade é que está bordada! Igual debías sac máis peomas, pois é unha delicia lelos.

Biquiños.

Estrella Altair dijo...

Sombras de vida y de amor, sombras....me ha gustado..

besos

Froiliuba dijo...

tas tola

te salenbien , es leible, bonito, con ritmo, y muy sombrio

no me ahgas caso que mira que hora es, pero hoy estoy con ganas de leer que cosas

Anhermart dijo...

La humildad es lo que caracteriza a los que de verdad son buenos en lo que hacen; piden disculpas por hacer algo que muy pocos son capaces de hacer de forma tan bella y ese es el indicador de su genialidad; que no se creen a ellos mismos, están inseguros con lo que hacen porque son exigentes, perfeccionistas y nunca están satisfechos del todo con su trabajo porque saben que todo es mejorable. Y es precisamente por eso por lo que cada paso que dan es para mejor ya que andan cautelosamente la senda, conscientes de las propias limitaciones. (Que todos absolutamente tenemos)
Solo los ignorantes creen saber, cosa que les impide aprender porque están de vuelta de todo. El verdadero talento está en intuir lo que nos falta por conocer, que es casi todo. “Daría todo lo que sé por saber lo que ignoro”.
Un abrazo y sigue deleitándonos con la música de tus palabras.

ana. dijo...

Es muy bello, Anita. Es una plegaria al silencio, un grito mudo del corazón. Sólo habría que pedir perdón si no fuera el alma la habla y aquí estás, Anaquerida, regalándonos una partecita de tu alma.

Gracias, es un tesoro!

Besos.

Maribel-bel dijo...

Creo que te ganas las licencias todos los días que escribes, el perdón has de pedirlo como no sigas escribiendo poesía. Usar la palabra como tú lo haces es muy agradable para los que te leemos(en las esquinas de nuestros aposentos). Biquiños

Manuel dijo...

Si tu pides perdón por algo tan hermoso. Yo, en el mejor de los casos, pediría clemencia.

Tú eres capaz de escribir lo que sea hasta en papiros. Si es que tienes dones por todas partes.

Uf, qué mujer.

Balovega dijo...

Hola y buenas noches..

No deberías pedir perdón, ya me gustaría poder escribir versos o poesía así de bien...

Sombras apasionadas..
sombras entrelazadas
que juntas van y vienen
y en el camino se entretienen


Besotes de buen fin de semana

Manel Aljama dijo...

Creo que pedir perdón no era necesario. Se trata de arte y de algo opinable que gusta o no. Pero el hecho de pedir perdón honra por lo difícil que es eso.
Al margen de todo, muy pocos han comentado el poema en sí y se ha centrado en lo del perdón... ¡Voy a por la taza roja y ahora vuelvo!
Me parece muy prometedor pero al mismo tiempo me sabe a poco pues has tocado algo que da para mucho más: las sombras están y no están, es decir se ven pero no existen. Un "modelno" diría que son virtuales pero en realidad son más pues lo virtual no existe en el cerebro y no perturba el sueño como las sombras hacen en tu poema. Las sombras están ahí y no se pueden atrapar aparecen y deseparecen cuando quieren como las Parcas...

Mil besos y un abrazo

RosaMaría dijo...

Una belleza de poesía. Introspectiva, íntima, la foto que acompaña es una belleza y muy apropiada. Beso

Susi DelaTorre dijo...

¡Me ha gustado mucho!
Déjate explorar, Fonsilleda..!

Un abrazo, junto con mi admiración por la imagen.

Ricardo Miñana dijo...

Hacia tiempo que no te leia.
un placer pasar por tu casa.
te dejo mi saludo y feliz semana.
un abrazo.

Balteu dijo...

No me sorprende tú poema, pues ya hace tiempo que te dije que había mucha poesía en las palabras que contienen tus escritos. Las que pusiste encabezando la entrada, la engrandecen más.

Bicos