lunes, 13 de julio de 2009

PUEDE SER

Lo confieso, esta mañana me he levantado un poco morriñosa. Supongo que este verano nuestro, este año, va a ser así: lleno de sombras, luces, lluvias, sonrisas y esperanzas. Algunas de estas últimas llegarán a cristalizar pero otras, como sucede en el cuento de “La lechera”, se truncarán.

Así es este trabajo de vivir.

Mientras tanto, yo me fundo con la música. En ella deposito casi todo: alegrías y pesares.

Por eso hoy he pensado compartir con los que os pasáis por aquí, por si lo necesitáis u os sienta bien, la espléndida voz de una celtic woman, en una preciosa canción. Por lo demás, con un título repleto de esperanza.

Es mi regalo para todas las vidas, para los soñadores y los que no lo son.

Es también una forma de dar las gracias por ser, estar y por esa fidelidad que todavía no alcanzo a comprender.

14 comentarios:

Manuel Montesinos dijo...

Muchas gracias Ana, por la música y por tus palabras.

auroraines dijo...

Cuanta paz transmite la voz de Lisa Kelly.
Tus letras también Fonsilleda, escribís sobre las cosas de la vida, de tu vida, de una forma muy especial y en cada renglón dejas tu sensibilidad y ternura.
Bicos

José do Neto dijo...

Alegrías y pesares

Puede ser, puede ser, puede ser que en algún lugar anide un ánade de esperanza en un mundo tan complejo. Cada quien tiene unas alas con las que volar. Eses deseos de remontar a lugares utópicos tropiezan, casi siempre, con realidades pétreas de altitud considerable que algunos cormoranes no son capaces de superar a estas alturas. Sus apéndices son demasiado pesados por la carga de alegrías y pesares que todo lo que pudiera ser, no puede ser ni debe ser. Simplemente parece que no hay lugar para elevarse más y el esfuerzo, a partir de ahora, resulta vano y ridículo con lo cual, la caída puede ser brutal. Los viejos cormoranes ya son incapaces, inofensivos, escasamente teimudos… porque puede ser que ya no puedan ser hábiles para sostenerse en cantiles que utilizaba para posarse.
¿Quién será capaz de entender tal puede ser, tal pesar?
¿Habrá alguna abelaiña nocturna capaz de sobrellevar tal desdicha?
¿Existirá alguna donicela capaz de ayudar a superar tal congoja?
¿Encontrará algún arao en esas islas de desolación?
¿Puede o no puede ser?
Creo que no.

Aldabra dijo...

pues entiendo lo que dices... ayer tuve un día así, un tanto melancólico sin sabe por qué... y es que no me parece verano... a estas alturas todavía casi no he pisado la playa... cuando hace buen tiempo no puedo ir porque tengo ocupaciones y cuando puedo ir no hace buen tiempo, lo de siempre, qué te voy a contar que no sepas ¿verdad?

pero así es el trabajo de vivir, como bien dices.

biquiños,

Manel Aljama dijo...

Música preciosa. No más que agradecer por tu reflexión, a la contesto con estas otras reflexiones:

-No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo.
-La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.
-La creatividad nace de la angustia, como el día nace de la noche oscura.
-Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias.
-Quién supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado.
-Quién atribuye a la crisis sus fracasos y sus penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.
-La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia.
-El problema de las personas y los países es la pereza para encontrar salidas y soluciones
-Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía.
-Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque en crisis todo viento es caricia.
-Hablar de crisis es promoverla y callar en la crisis es exaltar el conformismo.
-En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

Puede que parezcan palabras mánidas o fáciles de decir pero algunas de estas reflexiones tienen mucho de verdad y de sentido común.

besos

Froiliuba dijo...

Morriñosa,morriñosa... eso se debe a que este timpo tuyo, ese Vigo donde según tú no llueve nunca ( ejem) aún no deja llegar el verano.

La esperanza es lo último que se peirde y todo, absolutamente todo se puede encauzar por el camino adecuado, esa lechera es que era un poco lerda y bobalicona, pero tu de eso no teienes nada meiga asi que... a encauzar esa morriña y ya veras como se puede volar alto, por encima de las murallas, pero sin perder nunca de vista ni el suelo ni el horizonte.

biquiños

La sonrisa de Hiperión dijo...

Si es que cuando aprieta la morriña....
jajajaj pobre


Saludos!

Melba dijo...


Hola, muchísimas gracias por tan bello regalo.

Recibe un fuerte abrazo con mis mejores deseos para ti, tu familia y tus amistades.

♥♥

Antón de Muros dijo...

Una música muy relajante :-)

Gracias.

Antón.

Dante dijo...

En buena hora esa morriña, corazón. La música es espectacular, y tus palabras, más cercanas todavía. Beso, preciosa.

Zoe dijo...

Dices que no entiendes esa fidelidad, cualquier cosa que te dijera sonaría a coba...por qué te leo??? porque eres un regalo, así es la vida...fijate morriñosa yo también, con ganas de llegar allí , donde gracias a Dios aún llueve y donde estás tú...

Una soñadora empedernida, oyendo una preciosa música. Bicos

Argos dijo...

Hola!

Puede ser...sempre!

Depende de nós.

Abraço

José do Neto dijo...

¿Dónde están los pasadizos?

El país de Fro era un lugar de fantasías en el que vivían unas hermosas mariposas nocturnas. Allí estaban las abelaiñas albaneis, siempre laboriosas, que procuraban mantener las murallas bien conservadas encintando teimudamente los sillares. Al mismo tiempo otras volvoretas, las abelaiñas canteiras, aumentaban, cada vez más, las alturas de las tapias porque temían los peligros que acechaban.
Puede, puede ser, que existan pasadizos subterráneos construidos por alguna abelaiña que permita acceder a aquel imaginario país. Aún no se han encontrado y puede, puede ser que no se encuentren jamás. Hay que vivir con esa realidad y, mientras tanto, fantasear porque de ilusión también se vive.
Y colorín colorado, esta historia...

Chousa da Alcandra dijo...

Nunca é tarde para disfrutar da música, e deixar que os peliños se poñan firmes...cando o estado de ánimo é o preciso, nunca é tarde.

Unha aperta dun celtic man perdido polo blogomillo