jueves, 9 de julio de 2009

CASI IRREAL

Una vez más me ha sorprendido una imagen. Es la fotografía de un pie. De un pie en el acto de elevar todo el resto de un cuerpo presentido o imaginado.

Es un pie en trance.

El esfuerzo titánico de un órgano para llevar a cabo algo que parece imposible: encumbrar el resto del cuerpo al que pertenece, en el momento mágico del culmen de una danza.

Si se quiere imaginar no se comprende. Cualquier baile o danza, más la clásica desde luego, tienen magia en su estructura, en su cadencia, en la realización y en el esfuerzo. Toda esa capacidad puesta al servicio de unos momentos de suprema belleza.
Y muchas veces es el pie, uno de ellos, el que soporta, eleva y aporta algo que parece imposible: libertad de movimiento, gracilidad, espacio para jugar con el resto de un cuerpo, movimiento, fuerza, estímulo.

No, no es fácil entender toda la gracia y delicadeza que puede llegar a regalar el esfuerzo de una extremidad, por lo demás generalmente fea, extraña y que solemos ocultar a la vista de los los que nos miran.

Observando la foto, quedándonos exclusivamente con la imagen como si de algo inventado y aislado se tratara, sigue siendo hermosa.

Es una delicada escultura que refleja movimiento, fuerza soporte y vida. La luz que lo ilumina palidece ante la dificultad. Es esa base delicada y pequeña con aspecto resistente, al tiempo que frágil e imprescindible, para que el bailarín desarrolle su arte.

Ese pie, de un sobrio blanco y negro, tiene movimiento y asoma deformado por el esfuerzo. La luz que suavemente lo ilumina, lo hace aparecer como un sensible y delicado ser, necesitado de ayuda, a pesar de que de él arranca una columna que se aprecia resistente, sabia y experimentada.

Asoman y se sienten todas las arrugas, venas y nervios precisos, necesarios y esenciales. Toda la vida en una imagen espectacular.

Y ese tibio foco que incide sobre esos pequeños dedos, parece prestar toda la energía que precisan para el titánico afán.

Un aparentemente quebradizo pero resistente apoyo, para crear un irreal mundo de fantasía, belleza, y libertad.
Fotografía: Elia Fuentes, Seixo, Xalundes: "Pé" "O que eres capaz de ver che pode facer crear".

8 comentarios:

anabel dijo...

Amiga, ¡qué delicia pasarme por tu blog después de haber estado unos días "alejada"!
Un texto tan delicado como el apoyo de ese pie de la imagen sobre el suelo. Un texto tan poderoso como la fuerza de ese pie para sujetar todo un cuerpo.
Me ha encantado.

Besotes.

Manuel Montesinos dijo...

Siempre me asombras. Porque, claro, es un pie, cosa muy común. Pero no, Ana le saca a ese pié los uqe haya que sacarle y a las pruebas me remito. Cómo eres Ana. Estaré pendiente por si aparece algún otro órgano humano masculino y ver lo que se te ocurre. Ya me entiendes.
Un beso Ana, eres genial.

Aldabra dijo...

¡QUE FUERZA tiene este texto!... me gusta porque realmente le das a los pies la importancia que tienen... son unos órganos olvidados y muy muy importantes, tanto que no nos damos cuenta, la mayoría de las veces... son nuestro máximo sostén.

a mi me gustan mis piés... je je je

biquiños,

auroraines dijo...

Es un pie que te inspiró y nos muestras todo lo grande que aporta
ya sea para trasladarnos o en lo artístico, su fortaleza, su belleza

Mi cariño y un bico

Andrés Hernández Martínez dijo...

¡Menos mal que siempre hay alguien que ve esos detalles, que a muchos nos pasan inadvertidos, y reivindica su derecho a tener el protagonismo que merece!
Curioso e imaginativo texto.
Saludos

Dante dijo...

Generalmente, corazón, aquello en lo que menos reparamos, termina siendo el eje de lo que se deja ver. Máxime, cuando del cuerpo se trata. Excelente observación. Beso, preciosa.

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Toda la vida en una imagen espectacular. "


Que maravilla es encontrar que realmente irradie felicidad y alegría.

Saludos y un abrazo!

Zoe dijo...

de una magnifica foto de Elia , un inimaginable texto , es que sólo tú eres capaz de trasladarte y trasladarnos a ese eje de imaginación y fortalece que sostiene y vuela libre como tu inagotable creatividad. Me alegra leerte esta mañana tan temprano, casi casi que empiezan mis verdaderas vacaciones hoy, sabes que pronto andaré por allí... ya te llamaré y hablaremos... Hoy llega, tendré menos tiempo pero de algún modo os leeré,,

bicossssssss