jueves, 16 de julio de 2009

"DECIR ADIOS"

Manuel Pereira Valcárcel se expresa de una manera tan cercana, tan diáfana y sencilla, que a mí suele enredarme en sus versos. Las imágenes que plasma son claras, directas, nada rebuscadas, como si nacieran espontáneamente, sin artificios ni adornos.
Quizá por eso me gusta. Es posible que eso sea lo que me atrapa en sus poemas que, por otro lado, tienen una intensa carga poética.
En su poesía dialoga especialmente el sentimiento y es posible que, por pertenecer a una misma zona, nos hayan influido las mismas cosas. O por lo menos muchas de ellas.
A veces da la impresión de que habla exclusivamente por boca del desaliento, pero yo no lo veo así. Sus susurros (porque eso me parecen) son de algo mucho más profundo. En sus palabaras siempre encuentro ternura, delicadeza, afecto, memoria, querencias, aun hablando de algo tan terrible como la muerte.
Es doloroso casi siempre decir adiós si se quiere a la persona que parte; separarse de alguien a quien amas porque tienes que dejarlo volar, como a un hijo, de quién se va porque no tiene otra alternativa, incluso de un amigo al que no vas a ver hasta las próximas vacaciones o de un lugar que puedas llevar dentro de una manera imborrable.
Siempre puede resultar penoso dejar partir y el poeta nos presta sus palabras de una manera lúcida, sincera y discreta.

De su poemario "POEMAS DE CINZA" ("Poemas de ceniza").
Porque alguien me dijo un día: "Porque a cinza é fertilidade" J.L.G.

DECIR ADEUS

As cousas pasan i é millor que pasen. X.L.Franco grande

I

Debemos decir adeus
Como o que ve pasa-lo tren:
Toda una vida desfilando
Diante dos seus ollos,
E só decir adeus.

Fuxir cara adiante.
No rachar o álbum
Dos días pasados,
Nin esnaquizar o xarron
Onde estiveron as flores
De todoslos momentos ledos.

Debemos decir adeus
Como este soplo de vento
Que levanta un remuiño de follas
Ó seu paso.
Pero deixa o aire
Para un novo vendaval.


Como siempre, pongo mi traducción libre.

Debemos decir adiós
Como el que ve pasar el tren:
Toda una vida desfilando
Delante de sus ojos,
Y sólo decir adiós.

Huir hacia delante.
No romper el álbum
De los días pasados,
Ni destrozar el jarrón
En el que estuvieron las flores
De todos los momentos alegres.

Debemos decir adiós
Como este soplo de viento
Que levanta un remolino de hojas
A su paso.
Pero deja el aire
para un nuevo vendaval.

Imágen: Mónica Reyes.- http://www.monica-reyes.com/

http://gilbertopadron.blogspot.com/2007/11/arte-simple-arte-zen.html

8 comentarios:

José do Neto dijo...

Hay que ser fértil.

Decir adiós significa, también, atrapar todo aquello que ha embriagado nuestros sentidos para recordar, y Fonsilleda es especialista en esto, con memoria fiel todo lo que nos enriqueció para seguir creciendo a pesar de los años.
El leño, convertido en ceniza, permite crear una energía potencial desde una escoria que provee de vida a otras simientes. ¡¡Hermoso!!
Y así, se cierra el ciclo vital. El principio de un fin. Estar acabando y empezando de nuevo la vida, otra vez, porque hay mucha fecundidad arrolladora que será imborrable e impereceda mientras siga habiendo quienes sean capaces de alimentar otras flamantes semillas. Ahí está la esperanza. ¡¡Hemos sido capaces de añadir una nueva argolla a la cadena!! ¡¡Hemos dejado el aire para un nuevo vendaval!! Y, mientras podamos, mantendremos jarrones intactos, álbumes completos, momentos alegres. ¡¡Vamos hombre!!

Manuel Montesinos dijo...

Francamente bello. Gracias por traerlo a tu página.

Manel Aljama dijo...

Yo comparto esto: "el leño convertido en ceniza"
Para mí la ceniza es simplemente el desecho pues lo importante del tronco se ha trocado en energía y la energía es mucho más que la ceniza.

Y la esencia o el sentido de todo está al final:

Como este soplo de vento
Que levanta un remuiño de follas
Ó seu paso.
Pero deixa o aire
Para un novo vendaval.

Y es que, dejamos paso a los que vienen detrás...
Bicos

auroraines dijo...

Es la vida que sigue y nosotros con nuestros recuerdos.
Bicos

"Huir hacia delante.
No romper el álbum
De los días pasados"

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Debemos decir adiós
Como este soplo de viento
Que levanta un remolino de hojas
A su paso.
Pero deja el aire
para un nuevo vendaval. "


Decir adiós es una daga que se clava demasiado dentro...

Saludos!

Zoe dijo...

No temas dejar marchar al amigo, todo puede volverse más claro en su ausencia.( esto no es mío) "Decir adiós trae inexorablemente un nuevo hola".( esto sí). Puede quedar dolor, depués puede haber una travesía en el desierto , más adelante siempre hay un nuevo renacer...

va quedando menos para decirte hola...que stés bien peciosa..

Mimos y bicos

MNB dijo...

Hola:
Pasa por mi blog. Te dejé un regalito.

Besos.

Aldabra dijo...

pues sí que lo dice de manera bonita, sí... decir adiós como un acto natural, sin pena, sin dolor, un paso más para seguir adelante.

biquiños,