viernes, 26 de septiembre de 2008

UNOS PATACONES

Te levantas por la mañana enciendes la radio mientras desayunas (no siempre el periódico está en casa), y están hablando de las crisis: política y económica. Rápidamente apagas la radio, no conviene a tu maltrecho espíritu tanta información negativa tan temprano.
Vienes al ordenador, conectas e invariablemente, los primeros mensajes reducidos que recibes de tus proveedores, hablan de crisis. Política, económica y social. No haces caso, no entras por supuesto a ampliar noticia. Faltaría más.
Haces lo que te gusta, visitas tu correo, lees los mensajes (si hay) de tus amigos o familiares, paseas por tus grupos favoritos (muy parados últimamente, claro: la crisis), entras a leer los mensajes en ese grupo literario del que eres miembro (¿tú miembro de un grupo literario?..., pues sí), pero también hay pocas novedades o las que hay no te hacen especialmente “tilín”: o por falta de interés literario o porque te das cuenta de que se intenta revitalizar con juegos que ¿llevan a algo? (quizá sí, propuesta: meditar sobre tan trascendente asunto), o porque las discusiones políticas que pudiera haber, como siempre, terminan con descalificaciones personales e incluso insultos, faltas de rigor y abusos por parte de todos (incluso incapacidad de ponerse en otra postura que la propia o considerar cualquier alternativa que no sea la que marca... ¿quién, por favor?).
Entonces te dices, un rato, pequeño, de tele mientras descansas después de limpiar el baño. Un debate de actualidad o una cosa ligera para pasar el descanso. Conectas y... crisis. Incluso, la entrevista que te ha tocado es a un religioso (católico, claro), hablando de la crisis de la Iglesia y de las vocaciones religiosas....
¡No hay forma de escapar!, hay crisis.
Ya está la prensa en casa. La fábrica de automóviles recorta la producción de este año. Y eso que esta fábrica dicen (tú no entiendes nada) que es una de las dos europeas que mejor van, o algo así.
Vaya, ¡menos mal!. En primera página el Premio Fonseca 2008, Mr. Hawking, en Santiago de Compostela. Todo un honor que una personalidad de su envergadura nos visite para recoger el premio. Pero, sigues leyendo y este cosmólogo tan inteligente, estudioso, reputado y enterado dice en una rueda de prensa que (tomado de “Faro de Vigo”) “... durante el próximo siglo... surgirán leyes contra la ingeniería genética con humanos, pero algunos no serán capaces de resistir la tentación de mejorar las características humanas como el tamaño de la memoria, la resistencia a enfermedades o la duración de la vida. Una vez que aparezcan tales super-humanos habrá problemas políticos graves con los humanos no mejorados, que serán incapaces de competir. Presumiblemente morirán o se convertirán en irrelevantes. En su lugar habrá una raza de seres autodiseñados...”. Otrosí dice, en la misma información de ese diario y más o menos, que en los próximos 100 años será difícil evitar una gran catástrofe en el mundo...
Crisis ¿hablamos de crisis ahora?. Crisis: humanitaria, política, social, económica, religiosa, de valores, de la enseñanza, de la moda, el cine, el teatro, la masculinidad, la feminidad..., pero ¿qué suponen cada una de ellas o quizá incluso todas juntas, ante la que señala Mr. Hawking?.
Y ¿no serán precisamente las futuras por culpa de éstas que no somos capaces de enfrentar y/o resolver?
Y entonces me planteo: las de ahora, las nuestras, las que estamos viviendo y sufriendo tú y yo, pura pacotilla..., unos cuantos patacones (de los de hace poco tiempo, no de aquellos primitivos de plata).

Pido disculpas por el tono ligero, no soy capaz de enfrentar este asunto de otra manera, duele.
Ilustración de Google: El Economista.

4 comentarios:

Dante dijo...

Las crisis parecen eternizarse a veces. Hoy unas, mañana otras, cambian de ropas pero no la esencia. Siempre es igual, corazón, y sobrellevarlas, como sea y como se pueda, estará en la habilidad de cada uno. Interesante entrada. Un beso.

Froiliuba dijo...

Recuerdas aquel maravilloso libro.. Un mundo feliz, pues eso .

Se tiende al superperfectohombre y no nos damos cunta que cuanto mas perfectos queremos ser mas la jodemos ( con perdon)

Ana... este tipo de crisis, este tipo de mundo con sus nacionalismos, sus fobias y xenofobias , sus bolsa mundiales en medio quiebra... es algo cíclico que por desgraia, siempre acaba del mismo modo.

Sólo saben dar una solución a este tipo de problemas y... empieza por III

bicos

http://GREGOTD.blogspot.com dijo...

Cierto. Cuando la crisis nos envuelve, en cualquier dirección que miremos, vemos crisis. Y... ¿qué hacer? Sobrevivir hasta que, los multimillonarios, las multinacionales y los políticos. Demuestren su poder, consigan mano de obra más barata, y decidan acabar con la crisis que ellos mismos han creado.

Muy interesante. Un abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Pido disculpas por el tono ligero, no soy capaz de enfrentar este asunto de otra manera, duele. "
Pues me gusta el tono utilizado, pero es que las cosas o se miran desde otra perpectiva, o amargan demasiado.
Saludos