viernes, 19 de septiembre de 2008

HOY NO ES AYER

Después de la mañana tonta de ayer (o no tanto, es bueno desnudarse, vaciarse, dar un grito), no sé porqué motivo, esta mañana acudieron a mí unos versos que de vez en cuando me llegan. Quizá sea porque fue de las primeras poesías que me aprendí porque me llegaron, al márgen de la obligación, o no, que nos impusieran los enseñantes.Eran otros tiempos y yo muy joven, jovencísima, pero, la verdad, es que, vueltos a releer, siguen ahí vigentes, hablándome.
Se trataba de la siguiente rima de Gustavo A. Bécquer. Pero este sevillano romántico, que fue además muchas otras cosas, es quizá el autor al que yo presté mi primera atención. Es el primero que "me dijo", cuando los demás simplemente "me contaban".

RIMA VII
Del salón en el ángulo oscuro,

de su dueña tal vez olvidada,
silenciosa y cubierta de polvo,
veíase el arpa.
¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas,

como el pájaro duerme en las ramas,
esperando la mano de nieve
que sabe arrancarlas!
¡Ay!, pensé; ¡cuántas veces el genio
así duerme en el fondo del alma,
y una voz como Lázaro espera
que le diga «Levántate y anda»!


Luego vinieron otras como:

RIMA XXX
Asomaba a sus ojos una lágrima,

y a mi labio una frase de perdón;
habló el orgullo y se enjugó su llanto,
y la frase en mis labios expiró.
Yo voy por un camino, ella por otro;
pero al pensar en nuestro mutuo amor,
yo digo aún: ¿por qué callé aquél día?
Y ella dirá: ¿por qué no lloré yo?


Y, más tarde, cuando en Silleda veía que cada primavera regresaban las golondrinas y que de nuevo aquel nido que estaba bajo el balcón del dormitorio de mamá y papá se llenaba, recordaba...

RIMA LII
Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.
Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres,
ésas... ¡no volverán!
Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.
Pero aquellas cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día....
ésas... ¡no volverán!
Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar,
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.
Pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido...,
desengáñate,¡así no te querrán!

O, a medida que ibas creciendo y soñando con que ese posible primer amor te dijera algo como:

RIMA XXI
¿Qué es poesía?, dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es poesía?, ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía... eres tú.
Y/O

RIMA XXIII
Por una mirada, un mundo,
por una sonrisa, un cielo,
por un beso... ¡yo no sé
que te diera por un beso!

¡Cómo es la vida y como somos los que la moramos!.Ayer, yo alicaída, tristona, hundida por penosos recuerdos y echando sobre mi espalda y mi ego una culpa que posiblemente no sea mía y, hoy evocando el comienzo de mi visión sobre un mundo muy distinto al que habitaba.

8 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Del salón en el ángulo oscuro,
de su dueña tal vez olvidada,
silenciosa y cubierta de polvo,
veíase el arpa."
Realmente precioso. Me encantó
Saludos

Dharma dijo...

Que bonito ha sido leerte, que bonito ha sido pasearme por todos esos recuerdos tan maravillosos. Hermosos poemas ya leídos y que vivirán eternamente. Que introducción más bonita. Este paseo por tu casa fue mágico.
Un abrazo.

Sonia Antonella dijo...

Simplemente delicioso este primer paseo por tu blogg...
Poemas que toda la vida nos tendrán
en un vilo.

besitos

pd:Permiso,sigo leyéndote!

Dante dijo...

Que bueno que hoy, ya no es ayer. Me alegra esta entrada. Doblemente. Por lo que representa para vos, y por grato de volver a leer a Becquer. Te dejo un beso, corazón.

La signora dijo...

A excepción de áquel del arpa, los otros los sé de memoria. Bella entrada.
Saludos.

Froiliuba dijo...

NO LE SOPORTOOOOOOOOOOO

ES UN MOÑASSSSSSSSSSSSSSS


ajajajajaj nunca sufrí a este hombre, el romanticismo me gustaba mas por el aldo de mi paisano con los cañones por banda y machacando craneos, eso de los suspiros y las golondrinas... pero sí, traen a la memoria esos dias de colegio en los que la vida, era tora cosa.

Dimarojo dijo...

Afortunadamente no todos los días nos levantamos mustios. Ya transito otra vez por aquí. Veo que has puesto tu blog más bonito. Gracias por recordarme a Bécquer, al que posiblemente no he vuelto desde la adolescencia. Como todo, la poesía ha evolucionado mucho. La poesía moderna es tan diferente...y hay cosas muy interesantes de lo que yo puedo haber hojeado o leído, pero los clásicos eran otra cosa, quizás porque nosotros los veíamos con otros ojos y los sentíamos de otra manera. Pero para mí ha sido bonito el recordar algunas cosas.

http://GREGOTD.blogspot.com dijo...

Recurrir a algo bonito como estos versos, cuando nos sentimos apocados, tristes o solos, es una idea excelente para retomar con ánimo el camino a recorrer.

Los recuerdos, cuando son agradables, ayudan mucho.

Qué bueno que nos has recordado al inmortal Bécquer.

Un abrazo.