viernes, 1 de abril de 2011

HOY POR ELLOS, POR TODOS


Que yo sepa, no padezco autismo, pero sí sé que tengo derechos.
Y eso es, precisamente, lo que quiero para todos los niños y niñas que tienen que vivir con tal calificación. Por todos ellos, sus familias, amigos o simpatizantes, estoy hoy aquí.
Por sus derechos
Desearía, como digo siempre, que no hubiese necesidad de dedicarles  un día especial. Pero, mientras en este mundo subsista la desigualdad, creo que es preciso decirlo y lo más alto posible.
Me daría por satisfecha si fuese efectivo para concienciar a las gentes. O tan solo a unos pocos. Para que, como ante cualquier otra injusticia,  quedara constancia  y sirviera para ir tendiendo puentes y abriendo puertas que no deberían existir.
Me daría por satisfecha si fuesen realmente efectivos los derechos de estos niños, en todas partes. Como de  cualquier niño o niña.
Me daría por satisfecha si no se cuestionaran esos derechos por falta de medios.
Me daría por satisfecha si la integración fuera real.
Me daría por satisfecha si las ayudas llegaran y fueran tan eficaces como son necesarias.
Me daría por satisfecha, si el término autista fuera  desposeído de cualquier significado peyorativo.
No estoy pidiendo nada anormal, quiero para ellos, lo que quiero para mí o mis hijos.
Lo que lamento es, precisamente, tener que pedirlo a gritos


17 comentarios:

Taty Cascada dijo...

A lo largo de la historia, hemos tenido que pedir por tantos derechos. Lo que duele o altera, es que todavía en pleno siglo XXI debamos esperar igualdad.
Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Espero que en el futuro desaparezca este día y también otros.
Eso será buena señal.

Besos.

Concha López Fernández dijo...

Sucribo todo o que dis. Hai aínda moito que facer pola integración. É unha tarefa que require atención e dedicación constante.

Un saúdo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Como siempre un placer pasar por tu casa...

Saludos y un abrazo.
Buen fin de semana.

Marisa dijo...

Estoy contigo,
ojalá que llegase un día
en que sus derechos
no hubiera que pedirlos.

Un abrazo muy fuerte.

Froiliuba dijo...

GRACIAS!!!!

sé que de todo corazón lo haces y te queremos.
A ver si algún día es cierto que podemos suprimir la necesidad de celebrar estos días, pero me temo que tal como va todo....

al menos que lleguen las ayudas, cone so ya me conformaba

Angel dijo...

gracias por estar ahí.
mil besos

Estrella Altair dijo...

A veces los derechos. .no lo son tanto.. y los caminos hasta su consecuión son arduos y difíciles.

Un beso

Rosario dijo...

Me gustaría que no hubiera esas diferencias y tuvieramos colegios y aulas especiales integradas.
Gracias por tus visitas en mi blog.
Un abrazo fuerte desde mi Librillo

Manuel dijo...

Me daría por satisfecho en el mismo momento en que se cumplan tus anhelos. Estoy contigo, Ana. Siempre.

Un beso, amiga mía. Tú siempre ahí, al pie del cañon.

Aldabra dijo...

Ojalá llegue un día en que la integración sea total y que se dé por derecho sin tener que reivindicarla. Biquiños.

Argos dijo...

Ola Fonsilleda,

Uno-me a ti neste grito que poucos escutarão.
Sabes bem que a integração de qualquer pessoa dita "diferente" ( afinal que significa diferente?)é uma utopia.
Resta-nos lutar!

RosaMaría dijo...

Llevas verdad querida amiga. Son años bregando por lo mismo en este y muchos órdenes de la sociedad. Se han logrado adelantos importantes, pero falta mucho camino por recorrer. Lo bueno es juntar nuestras voces. Un abrazo.

María Socorro Luis dijo...

Un saludo cariñoso, y siempre de acuerdo contigo.

Mónica dijo...

Un paso, o mejor dicho un gran paso, sería que desapareciesen del calendario los días que nos recuerdan las diferencias absurdas. Ee día supongo que estará más cerca cuando empecemos a respetar al resto de los seres humanos como nos gustaría que nos respeten a nosotros, ni más ni menos.
Hay muchas palabras que se usan de forma peyorativa lamentablemente, como subnormal.
Ojalá llegue el día en el que nos demos cuenta que lo bonito de cada uno de nosotros es que todos somos diferentes a los demás. Tristemente el mundo está muy deshumanizado y no sigo que no quiero ni ponerme triste ni aburrirte.
Un abrazo enorme.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola amiga mía:


Estas personas encerradas en su mundo, tiene que tener los derechos y apoyo en esta sociedad.
Nadie en esta sociedad estamos libres de tener algún familiar o amigo con a hijos/as con autismo.

Ellos se merecen atención y cariño.

Besos y enhorabuena por tener tan gran corazón, Montserrat

Manel Aljama dijo...

Me uno a tus propósitos. En estos momentos tristes de recortes me pone contento algo y es que eso genera el movimiento contrario, el de la conciencia que despierta del sueño de la telporquería y ve que su burbuja de bienestar es una simple y frágil pompa de jabón. Que mientras está observando con morbo los males ajenos hay muchos que no tienen ni derechos, ni asistencia ni trato ni nada.