viernes, 22 de octubre de 2010

¿MEJOR REÍR?





Muy pocas veces he hecho alusión a cualquier tema de actualidad  y menos política, porque no he empezado estas páginas con tal fin.
Sin embargo, tampoco rechazo hacer algún comentario y más ahora que mi rabia ha aumentado.
En este caso es el bochorno y la vergüenza que siento, lo que me ha obligado a escribir unas líneas apresuradas.
Sé que la persona que protagoniza los videos ha pedido disculpas por unos “comentarios improcedentes y desafortunados”, según sus propias palabras. Pero no me sirven sus disculpas, porque están vacías. Alguien que se expresa así en una entrevista radiofónica, o es un bobo integral o lo tiene efectivamente muy pensado. Ni siquiera los comentarios fueron hechos en un puntual momento de furia que, aunque tampoco los justificaría, al menos los haría un poco comprensibles.
Me preocupa y me asusta que todavía queden personajes así porque, ingenua de mí, creía que este tipo de maneras estaban erradicadas y que figuraban ya en el ámbito de un “pasado, pasado” y totalmente superado. Por lo menos entre la mayoría mínimamentee inteligente (hombre o mujer).
No deja de ser curioso el hecho de que, el personaje en cuestión, es un Doctor en Medicina, en la especialidad de Obstetricia y Ginecología.
No entro a valorar, por supuesto, la valía de la señora a quien se refieren, que nos demostrará con el tiempo, como lo haría cualquier hombre.
Es mi rechazo y protesta lo que quiero hacer constar, con todo el fragor de una rabia que parece que, al menos en este caso, tiene una muy buena justificación.
Estoy demasiado airada para seguir, pero quería dejar constancia.
Justamente, y bien que lo lamento, la fotografía que inserto del gran fotógrafo Rodney Smith es lo que pienso del caballero en cuestión por lo que no sé si será mejor reír.

Imagen de Rodney Smit.- http://www.rodneysmith.com/stock.php

24 comentarios:

andres dijo...

Ya puede excusarse lo que quiera, no convence a nadie porque todos sabemos en lo que piensa cuando ve "esos morritos". Sabemos que lo piensa de verdad y que debido al nulo respeto que le tiene a la ministra, por ser mujer, se envalentona y lo suelta públicamente. ¿Hubiera tenido el mismo valor de decir algo parecido-de la misma intención-sobre un ministro del género masculino? Seguro que no.
¿Porqué se llega a este tipo de descalificaciones públicas? Es muy fácil; desde que comenzara Gran Hermano, allá por los noventa y pico del siglo pasado , los españoles descubrimos a través de los concursantes televisivos que se podía impunemente descalificar, insultar y decir todo tipo de barbaridades a alguien siempre que a las pocas horas se pidieran disculpas públicamente, para una vez ya limpio nuestro currículo de faltas volver a las pocas horas a hacer lo mismo, sabiendo de antemano que se puede repetir la fórmula hasta la saciedad ya que los demás están obligados a corresponder ante tal generosidad por nuestra parte al exponer ante todos ellos nuestra falta. Desde entonces este sistema de obtención rápida del perdón es de uso diario ya que es la panacea; se puede calumniar, humillar, denigrar, insultar...todo lo que se quiera ya que el bálsamo que todo lo apacigua está ahí, al alcance de la mano con solo hacer después contrición de los pecados micro o cámara en mano.
Hemos descubierto el sucedáneo o sustituto de el divino reparador de antaño de nuestras faltas (Con perdón ya incluido y todo) que era la confesión.
Humilla e insulta que algo queda, esa es la consigna a seguir y ese es el ejemplo que nos dan los que deberían contener sus más bajos instintos cuando aparecen en público.
Yo propongo algo que aún no se ha dado en el panorama de las televisiones, radios o prensa de este país. Es solo una frase, corta pero demoledora: “No, no lo perdono, usted sabía el daño que harían sus palabras”. Sería una situación de shock ya que no estamos preparados para aceptar un no por respuesta cuando pedimos disculpas; el otro y según la fórmula con la que nos movemos, está tajantemente obligado a aceptar las disculpas o perdonar, de hacer lo contrario queda en peor lugar que el agresor o demandante de perdón.
Así nos va de bien, siempre el que insulta tendrá más ventaja que el ofendido, ¿eso es justicia?

Anhermart dijo...

Ya puede excusarse lo que quiera, no convence a nadie porque todos sabemos en lo que piensa cuando ve "esos morritos". Sabemos que lo piensa de verdad y que debido al nulo respeto que le tiene a la ministra, por ser mujer, se envalentona y lo suelta públicamente. ¿Hubiera tenido el mismo valor de decir algo parecido-de la misma intención-sobre un ministro del género masculino? Seguro que no.
¿Porqué se llega a este tipo de descalificaciones públicas? Es muy fácil; desde que comenzara Gran Hermano, allá por los noventa y pico del siglo pasado , los españoles descubrimos a través de los concursantes televisivos que se podía impunemente descalificar, insultar y decir todo tipo de barbaridades a alguien siempre que a las pocas horas se pidieran disculpas públicamente, para una vez ya limpio nuestro currículo de faltas volver a las pocas horas a hacer lo mismo, sabiendo de antemano que se puede repetir la fórmula hasta la saciedad ya que los demás están obligados a corresponder ante tal generosidad por nuestra parte al exponer ante todos ellos nuestra falta. Desde entonces este sistema de obtención rápida del perdón es de uso diario ya que es la panacea; se puede calumniar, humillar, denigrar, insultar...todo lo que se quiera ya que el bálsamo que todo lo apacigua está ahí, al alcance de la mano con solo hacer después contrición de los pecados micro o cámara en mano.
Hemos descubierto el sucedáneo o sustituto de el divino reparador de antaño de nuestras faltas (Con perdón ya incluido y todo) que era la confesión.
Humilla e insulta que algo queda, esa es la consigna a seguir y ese es el ejemplo que nos dan los que deberían contener sus más bajos instintos cuando aparecen en público.
Yo propongo algo que aún no se ha dado en el panorama de las televisiones, radios o prensa de este país. Es solo una frase, corta pero demoledora: “No, no lo perdono, usted sabía el daño que harían sus palabras”. Sería una situación de shock ya que no estamos preparados para aceptar un no por respuesta cuando pedimos disculpas; el otro y según la fórmula con la que nos movemos, está tajantemente obligado a aceptar las disculpas o perdonar, de hacer lo contrario queda en peor lugar que el agresor o demandante de perdón.
Así nos va de bien, siempre el que insulta tendrá más ventaja que el ofendido, ¿eso es justicia?
Tu rabia es compartida.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

HOLA AMIGA MIA, YO QUE SOY MUJER DDE PAZ.
AYER SE ME LLEVABAN LOS DUENDECILLOS, POR NO NOMBRAR A ENTES PEORES, CUANDO OI POR LA TV. AL PERSONAJE DEL QUE HABLAS.

EMPECÉ A DECIRLE, MACHISTA MAL EDUCADO.

EN FIN A MI COMO FEMINISTA CRISTIANA Y CATÓLICA.(PORQUE MUCHAS VECES DIGO QUE LAS MUJERES TAMBIEN PORDRIAN EJERCER DE SACERDOTES).

ESTOY INDIGNADA CON ESTE INDIVIDUO.

MENOS MAL QUE SE DISCULPÓ.

PERO DEBERÍA HABERLO PENSADO ANTES.

UN ABRAZO Y BIQUIÑOS Y UNA SONRISA, Montserrat

TORO SALVAJE dijo...

Otro ejemplo de persona repugnante.
Me da igual la política.
Pero esto es inadmisible.

Besos.

De cenizas dijo...

De erradicadas, nada. Quedan muchos animales de ese tipo... y lo peor y más grave... ¡muchos jóvenes!

La disculpa no sirve... dijo lo que pensaba... y sigue pensando. ¡Y lo volverán a elegir, como a Camps, Rita Barberá y otros...!


besos (perdona pero es que me indigno)

Manuel dijo...

Ya ves, Ana. Y pensar que el destino de su ciudad está siendo manejado por este estúpido impresentable...

¡Vaya tela!

Concha López Fernández dijo...

O que dixo este señor non ten disculpa algunha, desde ningún punto de vista que se mire. Nin por estar encabuxado, nin por ser bobo. Curiosamente os bobos son bastante máis educados. E digo bobo en masculino, por se acaso.

Sen perdón nin desculpas, pola miña parte.

Chousa da Alcandra dijo...

Tipos coma este prodúceme vergoña allea e faime sentir mal como home, como ser humán e como membro da mesma sociedade na que él pulula.
Por outra parte tamén ven a demostrar que doutorarse nunha Universidade unicamente faculta a quen ostenta o título para exercer unha profesión. Non para ser persoa.

Eu tampouco creo (nin acepto) as súas disculpas.

paideleo dijo...

Parece que a ese home a única cabeza pensante que lle queda é a inferior. A superior debeu gastala estudando.
En fin, así nos vai.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo no hablo de machitos sin control, por muy alcaldables que sean...

Pasa un estupendo fin semana.

Saludos y un abrazo.

zeltia dijo...

Es un machista asqueroso.
Y ni lo disimula.

un completo gilipollas dijo...

Y luego dicen que yo soy un gilipollas...
Siempre suyo
Un completo gilipollas

ARO dijo...

Este individuo es un impresentable que solo merece dejar de ejercer el cargo público que los vallisoletanos le dieron en su día. Sus declaraciones fueron repugnantes y su presencia como cargo público y que nadie de su partido le haya señalado el camino de su casa, inaudito.

Aldabra dijo...

sus comentarios fueron totalmente desafortunados y descalificantes y hay que denostarlo, no cabe duda pero no me sorprenden en absoluto, como parece que te pasó a ti.

nada de este tipo de cosas están erradicadas, fonsilleda, siempre habrá comentarios machistas y feministas por los siglos de los siglos, amén, no tengo ninguna duda.

es un mal imposible de erradicar, creo yo, al menos yo no lo veré, tal vez mis nietos.

biquiños,

Marisa dijo...

Con tales palabras y pensamientos
(porque lo tenía muy pensado)este hombre se dibuja así mismo, no es digno
del cargo que ocupa, creo que cada uno de los ciudadanos de ese Ayuntamiento sienten
una enorme vergüenza.

Siento lo mismo que tú una inmensa rabia al saber que
aún hay personas así.

Biquiños

María Jesús Verdú dijo...

Es una lástima que hechos así tengan lugar.
Saludos

Manel Aljama dijo...

Yo creo que indignarse y hacer artículos como este está bien porque sirven para señalar al idiota e impresentable que ha dicho eso. Su manera de hablar o más bien ladrar está en la línea de intereconomía y la la radio aquella del ex profesor de bachillerato de Santa Coloma de Gramanet que cada mañana sermonea. Sí no les doy nombre y no les concedo protagonismo. Gente así, como los del "Imparcial" de antes de la guerra civil deberían estar cada día en el juzgado para atender querellas. Y en el fondo, no son más que astutos maquiavelos. Dicen lo justo, pensado y meditado para ensuciar y estropear cada momento. Así un día y otro también. El maquiavelismo no murió con Maquiavelo. Forma parte de la estrategia del PP, tira la piedra, esconde la mano, aquí en privado apoyo, allí en privado critico... Bueno muchas escuelas de negocios tienen junto con "El Quijote" y "El príncipe", "El arte de la guerra" de Tsun Tsu, auténtico manual del ultra-liberal, escrito mucho antes que el de Maquiavelo.

En fin, en algo nos parecemos tristemente a la Italia de Berlusconi...

Manel

Maya dijo...

Muchas gracias por tu comentario, y la verdad esq me siento muy afortunada de conocer a personas como el. :)

merce dijo...

Bien por tocar el tema, es increíble que sucedan estas historias, parecen de ciencia ficción.

Un abrazo fonsilleda

anabel dijo...

cuando lo leí por primera vez, no me lo podía creer.
Menudo impresentable, por llamarlo de alguna forma. A mí las disculpas en este caso no me sirven. Es un político que tiene un cargo público que no se merece. Es que sin ninguna duda: fuera. Y si no dimite él, que lo echen.
Es que es muy fuerte.

Besotes, corazón :)

Rosario dijo...

¡Horrorosoooo¡ Se le pueden añadir muchos calificativos, pero por respeto a este blog lo dejo así.
Sin más.

Gracias por tu comentario en mi blog.
Un abrazo fuerte desde mi librillo.

Maribel-bel dijo...

Facer unha valoración do actual goberno a través dos morros de Pajín non deixa de ser unha ilusa, ignorante e vulgar forma de intentar facer un chiste dende a dereita(e que son torpes). Sen perdón. Bicos

Susi DelaTorre dijo...

En estos días, hay varias personas conocidas o con cargos que los ponen en el punto de mira de los demás, que se han cubierto de cenizas con sus declaraciones.

Duele darse cuenta de que la razón no acompaña a la fama, ni al reconocimiento, ni siquiera a unos estudios o a una buena creación artística. La pobreza de estas personas los despoja de toda admiración que pudieran tener, siendo un ejemplo de anacronismo y de poca evolución. Ni decir tiene que perviven en ellos ideas primitivas y bárbaras, que yo también pensé erradicadas en el siglo que nos ocupa.

Nada nuevo bajo el sol... pero por lo menos, la repulsa de la sociedad ante tales salvajismos gratuitos, da un escalón de esperanza.

Que se callen.

Un abrazo, Fonsilleda!

Kim Basinguer dijo...

Personas asi,no deberian ocupar un cargo público, ya que atacan aquello que se supone que tienen que defender,