lunes, 14 de diciembre de 2009

¿El INCIO DEL FIN?


"La hipocresía" - Manuel Rivas en “El País” del 12.12-2009

“Hoy en día recibe más ayuda un automóvil recién nacido que un bebé. Hay informaciones básicas, silenciadas, que de repente refulgen y ponen en evidencia grandes hipocresías establecidas. Una de ellas, de las hipocresías, es la que atañe al aborto. Tengo un recuerdo que me marcó para siempre como periodista. En el período de polémica atroz que precedió a la primera ley democrática que despenalizó la interrupción del embarazo y liberó a las mujeres de la mazmorra por este asunto, realicé un reportaje en el que salíamos a la calle micrófono en ristre. Era en Santiago. Curas y estudiantes daban su opinión con desparpajo. Pero la primera mujer trabajadora que abordamos palideció cuando le hicimos la fatídica pregunta de qué opinaba sobre el aborto. “¡Yo no soy de aquí, que he venido a comprar unos zapatos! Y así seguimos. Las mujeres, sobre todo las trabajadoras, no son de aquí. Seamos sinceros. No habría ningún debate sobre la interrupción del embarazo si fuesen los hombres quienes tuviesen que parir. En este caso los niños recibirían por lo menos tanta ayuda como la de los automóviles recién nacidos. La verdad de las verdades refulgía en el informe que este diario publicó ayer y se resume en este sumario: “Tres de cada cuatro madres tuvieron incidencias en su carrera profesional”. Ser madre es un problema. Está penalizado por esta sociedad donde, según las estadísticas, es mayoritaria la religión que venera a un Dios piadoso. Mientras la natalidad aumenta en países como Francia, hay partes de España, las muy conservadoras, por cierto, donde la caída demográfica se revela como el más dramático problema. La diferencia no es el aborto. Son los mínimos de justicia social. Se dice que sobre el aborto las posturas son irreconciliables. No. Ahí tienen un inmenso espacio común. Para empezar, podemos pedir en misa que los niños tengan al menos tantas ayudas estatales y autonómicas como los automóviles.”


A bote pronto mi primera reflexión va encaminada al hecho de que por fin, parece que los hombres comienzan a ponerse, no en el lugar de las mujeres, que no es preciso ni necesario y creo que nadie lo desea, sino a su lado en términos de igualdad. No en un plano superior de organizadores, protectores y dominadores, incluso de propietarios de su bienestar, trabajo, vida y hacienda.
El que un hombre reconozca abierta y públicamente que no habría tal o cual problema si fueran ellos quienes parieran, a mí me parece un avance hacia una igualdad, no fisiológica, física, de fuerza o de aspecto, ni siquiera de capacidades o intelectual (ya que cada uno, hombre o mujer, llegará hasta el lugar que pueda o desee, con la limitación de su inteligencia, que no estaría nunca circunscrita a su condición de macho o hembra, u otras capacidades) sino de completa paridad y equidad en la sociedad y ante las leyes. Análogos deberes, idénticas obligaciones, semejantes oportunidades.
Soy mujer y por lo tanto conozco perfectamente las limitaciones que hemos padecido y a las que nos hemos tenido que enfrentar laboral y socialmente y que además, venían con la impronta que había marcado un hombre.
No es mi deseo polemizar sobre el tema del aborto, ni siquiera de la maternidad. Pero sí me alegra dejar patente la opinión de un hombre.
Permanece todavía en mi memoria el hecho de que para conseguir el pasaporte y manejar tus bienes se necesitaba, primero el permiso de tu padre, luego el de tu esposo.
Quitando hierro a esta entrada, citaré la anécdota divertida. Yo, que siempre me negué a hacer el “Servicio Social”, no he podido obtener el carnet de conducir hasta que me casé. Tampoco podía haber matrimoniado con un militar. Por descontado, a un hombre no se le exigía haber hecho el Servicio Militar para conducir ni, mucho menos para casarse.
Imagen: Oskar Schlemmer

20 comentarios:

Marisa dijo...

Estoy contigo, mucho se
ha avanzado pero queda
aún mucho que recorrer.

Besiños.

maruxiña dijo...

El camino es largo. Lo peor de esto es que "algunas" mujeres son más machistas que los hombres y entre unas cosas y otras, así nos va. Que la cosa siga mejorando, aunque sea poco a poco.

Biquiños nena!!!

anabel dijo...

Una reflexión muy acertada sobre las palabras de Manuel Rivas, que comparto también. Voy a poner sólo un ejemplo: la baja de maternidad en Alemania es de dos años, con posibilidad de extenderla a tres. Cuando la mujer -o el hombre, pues cada vez son más los hombres que se alternan con su mujer en esa "baja- se reincorpora, tiene su puesto y su sueldo igual que antes.
Cuando comento aquí que la baja en España - si no me equivoco- son cuatro meses, nadie se lo puede creer.
Sí, más ayudas para los niños, para la maternidad y el reconocimiento laboral y social de la mujer.
En fin, demasiada hipocresía.

Besotes, corazón.

fonsilleda dijo...

¿Dos años?, ¡madre mía Anabel! y aquí muchas veces surge la "risita tonta" por las bajas maternales, como si las mujeres pariesen precisamente para estar de baja. En fin, no quería polemizar yo tanto, sabía que tenía que ser superior y sé perfectamente las ayudas que tienen las mamás en Francia.
Es cierto que cada vez más hombres cogen las bajas compartidas, entre otras coas porque ya comienza a haber mujeres con sueldos superiores, pero no es la tónica, ni siquiera tengo la seguridad de que estén "bien vistos" por la sociedad en general.
Y estamos hablando de una sociedad que se está avejentando a gran velocidad.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Mi sincera opinión es que se debería apoyar más a la mujer para que pudiera tener el o la b.b.
Y ayudarla, en los meses de port-parto.
Yo mirad, a mi me dan mucha pena, las criaturas no nacidas, a causa de no perder un trabajo.¿Y si a pesar de todo luego se pierde el trabajo igualmente?.
También hay que suponer el trauma de esas madres y el sentimiento de culpabilidad, seguido de depresión que luego les pueda acarrear esto.

Ante todo no juzgo. Cada una tendrá sus problemas.
Hay que educar en la igualdad, pero sin que esto suponga el sacrificio de ninguna criatura.

Un fuerte abrazo.
Montserrat

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

El camino como bien dice "Maruxiña" es largo y yo añadiría muy hostil. Tomar el camino de la igualdad se asemeja hoy al os que hace unos años decían "No" al servicio militar y se enfrentaban a la carcel, o algo peor, a la exclusión de esta Sociedad Cínica que no quería nada con un Objetor de Conciencia o con un Pacifista...

Hoy es igual. A la mujer que decide interrumpir su carrera para cuidar a sus hijos simplemente se la aparta. Y no digamos que pasaría si a su marido se le ocurriera acogerse a su derecho a tomar el 50% por baja maternal...

¿Qué le pasaría?. Simplemente "A la Calle" o peor a la esquina de los apartados y marginados.

Camino largo y hostil este de la igualdad y camino más largo y más hostil el de luchar contra la hipocresía de todos aquellos que se permiten el juzgar a aquellas mujeres que abortan.

¡Cuantos hijos de cura hay hoy diseminados por la tierra y...por las cloacas!.

¡Cuantos hijos de rica pudiente, católica practicante y soberbia moralista, están ahora mismo pudriéndose en algun cementerio de residuos biológicos en Inglaterra¡

O es que en los años 60 y 70 se iba Inglaterra a comer "Fish and Chips"...

Cinismo a la hipérbole ofrecemos en nuestros restaurantes como primer, segundo y hasta postre...

Así nos va¡¡

Moralina en spray.

Bicos

WHO dijo...

Mientras las empresas no estén al servicio de las personas y no al revés como en la actualidad, poco habrá que hacer. Esto es sólo un reflejo de los intereses imperantes en esta sociedad determinista e injusta además de tremendamente falta de ética.
Un beso y me uno a tus demandas, Who.

TORO SALVAJE dijo...

En todo caso debería hacerlo el gobierno y parece que está más por los automóviles que por los niños.
Así nos va.

Besos.

Lasosita dijo...

Me gusta el resalte que hizo Manuel Rivas, que lo coloca en muy buen lugar, como hombre, como persona. Tienes razón, Fonsilleda, son raros y escasos los ejemplos en que estamos amparadas por ellos en éste tema...

Mucho por cambiar, por asumir, por educar.

Sí solamente pedimos que caminen junto a nosotras? Es tanto pedir?

Un saludo y un empático abrazo vecino!

Javi dijo...

Socialmente, en lo que toca al tema de equidades e igualdades, somos por desgracia más jóvenes todavía que esos bebés que dan origen a este ameno debate en tu blog.

Chapeau Manuel por su texto y chapeau para ti por dejar oir tu voz.

Un bico.

Manel Aljama dijo...

Con toda la razón del mundo.

Precisamente el tema no es el aborto más o menos libre, que los ultramontanos-fariseos con poder adquisitivo para abortar y anticonceptivos, usan demagógicamente como si fuese la causa de la baja natalidad.

¿Quien quiere ser padre con una hipoteca a 30 años y sin un duro para el día a día? O mejor, sin al menos 500 € para hacer frente a gastos imprevistos.

Ayer en la radio escuché un señor de la plataforma para diginficar los horarios de trabajo, estudio, etc. y adecuarlos a Europa. Tenemos una distribución de los tiempos de "la mujer en casa". Es muy difícil ser madre y trabajar.

Raposo dijo...

Lenta, pero pouco a pouco vamos avanzando.Alomenos esa é a miña impresión.

RosaMaría dijo...

Muy bueno tu planteo, todo se basa en el consumismo de niños y adolescentes, así que veremos cuando estos crezcan, que serán cada vez menos, y a la vez se encuentren con las dificultades de conseguir trabajo. Se tendrán que tragar los coches, pues ya se hace cuesta arriba mantenerlos y uno no puede vivir en un coche.
Te dejé un regalito en mi blog.
Besos grandotes...

Carmen dijo...

Aplausos para Manuel Rivas, y otros tantos aplausos para ti, Fonsilleda. Estoy de acuerdo con cada una de (sus) tus reflexiones, tan ciertas. Hemos conquistado algunas batallas, pero aún nos falta mucho terreno por arar.
Una cosecha de abrazos

José do Neto dijo...

Algunas cuestiones
Creo, después de leer y releer el artículo de Manuel Rivas, que tal señor utiliza una serie de argumentos de muy escaso peso para hacer defensa de un tema tan mayúsculo. Creo que es impropio de tal personaje. Hay que ir al grano, creo yo, y no marchar por las ramas con los automóviles, la justicia social, la demografía... El tema es de tal trascendencia que no debería ser apoyado en cuestiones que no vienen a cuento, a mi entender, para nada.
- Las restricciones al aborto, motivadas de manera genérica por creencias religiosas, no debe convertirse en una losa que aplaste a toda la especie humana. Si alguna mujer, por las razones que le plazcan, no desea interrumpir su embarazo, está en su derecho a hacerlo. ¡Faltaría más! Pero su derecho, el suyo, el de su propiedad, no puede invadir el derecho de la mujer que se ve afectada, sí, afectada por tomar la decisión de abortar.
- Una vez que una mujer se ve afectada por esta decisión, hay que asegurar un aborto en condiciones seguras ya que, de otra manera, se convierte en un problema de salud pública y, por tanto, va en contra del bien general, del común, de todas las personas y, en particular, también de las mujeres que no desean abortar. Habrá que arbitrar las acciones pertinentes que permitan a la mujer no sufrir indefensión alguna ante un hecho que supone, para quien la hace responsablemente, una decisión , muy lamentable.
- Así que el aborto, como hecho criminalizado, atenta contra el derecho sexual y reproductivo responsable de la mujer por lo cual debe de ser despenalizado.
Y es mi opinión. Espero que nadie me pida que legisle, que arbitre medidas... No es mi función. Sólo ejerzo como ciudadano pedestre.
José Luis González

auroraines dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
auroraines dijo...

Todo lo que sea para mejor bienvenido sea.
En Argentina la licencia por maternidad son 90 días, pueden ser 45 días antes y 45 después, más cuando se reincorpora al trabajo tiene una hora de lactancia, puede retirarse antes o le llevan el bebe.

Fonsilleda en mi blog tengo regalo de Navidad para vos, bicos
Inés

PD. Y desde el momento que está embarazada la ley la protege, no pueden despedirla.

Chousa da Alcandra dijo...

Pois apuntade a outro home que opina igualiño que Rivas neste asunto.

E, efectivamente, hai que recoñecer que levamos moito camiño andado; pero tamén é ben certo que nos queda unha boa andaina -na que de paso podemos deixar colesterois e ácidos úricos- por percorrer.
Felicitémonos do conseguido. Con elo todos (homes e mulleres) podemos disfrutar moito máis.

(Unha pregunta: eu como fixen o servizo militar...tíñame que "matrimoniar" cunha soldado?. E que...non o fixen!!!!. A ver se estou fora da Lei!)

Froiliuba dijo...

Es alucinante que no solo se den subvenciones para los coches, y del aborto está todo dicho, pero, mas alucinante me parece que si de repente te "sale" una nefermedad poco común te mueres porque la seguridad social no te cubre ciertas cosas crónicas.
en fins, no me paetece polemizar, pero en cuanto a la mujer, ya va siendo hora de que los curas, que nunca se van a aquedar preñados ( pero preñar... preññan) quieran dominar y elegir en mi nombre, en el de todas.

Zoe dijo...

Lo que aún es alucinante es que aún sigamos hablando de estos temas y de tantos otros en referencia a la mujer, a las legislaciones vigentes y demás. Me duele la hipocresía yacente en nuestra sociedad que declara ilícito un hecho en general pero que recurre al mismo cuando es en primera persona...eso si, mintiendo y ocultándolo... Cuando se separará definitivamente estado y religión en nuestro tan amado país???...

La mujer puede decidir y debe elegir por ella misma , estaría mejor que emplearan su fuerza y argumentos en defensa de otros males , como la desprotección de mujeres en el tema de abusos, de malos tratos y/o de de desigualdad social y laboral... o de temas más generales e importántisimos como el cambio climático , el reparto de la riqueza, el bienestar social...

Quizás un día no haya que hablar de estos temas, espero que ese día llegue pronto...

Siempre he sido una soñadora...