sábado, 19 de septiembre de 2009

PESSOA, MIS SENTIRES HOY

Imagen: "Pingas d'auga", de Xalundes, Seixo, Elia.



Llueve en silencio, que esta lluvia es muda...


Llueve en silencio, que esta lluvia es muda
y no hace ruido sino con sosiego.
El cielo duerme. Cuando el alma es viuda
de algo que ignora, el sentimiento es ciego.
Llueve. De mí (de este que soy) reniego...
Tan dulce es esta lluvia de escuchar
(no parece de nubes) que parece
que no es lluvia, mas sólo un susurrar
que a sí mismo se olvida cuando crece.
Llueve. Nada apetece...
No pasa el viento, cielo no hay que sienta.
Llueve lejana e indistintamente,
como una cosa cierta que nos mienta,
como un deseo grande que nos miente.
Llueve. Nada en mí siente...

Versión de Ángel Crespo.


Es la primera vez que me atrevo a traer hasta aquí algo de don Fernando Pessoa. Quizá sea por el respeto profundo a un blog amigo y por el temor a que, estando ellos por aquí cerca, encuentren que la versión no es buena.

Hoy me he arriesgado porque hace un día así. El verano nos está abandonando y parece que el otoño comienza con esa humedad que en estos lares suele instalarse, a veces con alevosía, robándonos casi prematuramente, una luz que precisamos para el bienestar de los adentros. Incluso de los cuerpos necesitados todavía de tibieza, calor y armonía.

De todas maneras, yo también amo esta lluvia mía. La que trae memorias y ecos de inviernos y fríos por llegar, la que surte de riego la flora y los ríos que adornan mis cercanos paisajes. La que da alimento y sacia la sed de nuestra fauna esquiva. Ésta que, inexplicablemente, también preciso.

Y es justo esa lluvia de hoy, la que dice el Poeta, húmeda, muda. Mientras, un cielo abandonado parece que duerma.

Hoy he querido aventurarme porque nada apetece si no es decir, pensar, soñar y pretender que esa alma, viuda sin saberlo, no sea tal.

Gracias Pessoa, por prestar palabras a mis sentires.




15 comentarios:

maruxiña dijo...

Si la describes tú también amo yo la lluvia, bonitas palabras.

Biquiños !

Lasosita dijo...

La lluvia se instala entre los soportales.

Has elegido un bonito poema...

Y que suerte compartirla desde cerca!

Bonito homenaje, Fonsilleda!

Saludos gallegos!

auroraines dijo...

Es mi estación favorita el otoño.
La lluvia en la poesía y tus palabras, "no hace ruido sino con sosiego", dan ganas de salir y mojarse bajo esa lluvia, que tanto se parece a la mía!
Bicos

Marisa dijo...

Tu versión me ha encantado.
Nosotros ya formamos parte
de ese paisaje,de esa lluvia muda,sin la cual
no seríamos el gallego
lleno de melancolía, de tierras
verdes y húmedas.

Besos en esta próxima
entrada de otoño.

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Pessoa, magia, sosiego, lluvia, morriña, calma, serenidad... Amiga mia, creo que algunos de mis momentos más felices han sido aquellos en los que con un buen caldo en la mano miraba a través de las ventanas de mi casa la lluvia de Otoño caer. Allí tranquilo y en paz me sentía tan seguro, tan feliz. Una serenidad sublime que me embargaba y me reconfortaba. Un hogar, recuerdos, homenaje a aquellos que estas finas gotas de lluvia, al vernas, vienen a nosotros desde el cielo.

Creo que me tomaría ahora mismo una taza de ese café que dices tienes preparado.

Bicos

Gala dijo...

La lluvia nos hace caer en la melancolia, en el reposo, en la serenidad.

Me alegro de que te hayas atrevido a compartir esos versos.

Besos

Manuel Montesinos dijo...

Yo, sin embargo, te doy las gracias a tí. Porque cuando te leo, me siento tan a gusto, como cuando narras que sientes la lluvia como algo tuyo.
Un beso Ana. Que es lo mismo que besar a la lluvia, al placer de contemplar la vida y los sueños.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Que post mas encantador...


Saludos y un abrazo!

Carmen dijo...

Pessoa y tus sentires me regalaron una hermosa estampa de lluvia queda donde dejo abrevar mi imaginación.
Buen otoño Fonsilleda!!!

Manel Aljama dijo...

Voy a poner la versión original antes de que balteu te diga que la traducción de Victor Crespo no es muy buena... Lo digo porque en GB colgué "Cabaleiro Monge" y tuve en cuenta su opinión ;) Tenía razón. La poesía es muy difícil de raducir y aunque sean idiomas tan próximos las variaciones semánticas pueden llegar a variar la manera de sentir un texto.

Chove. Há silêncio, porque a mesma chuva
Chove. Há silêncio, porque a mesma chuva
Não faz ruído senão com sossego.
Chove. O céu dorme. Quando a alma é viúva
Do que não sabe, o sentimento é cego.
Chove. Meu ser (quem sou) renego...
Tão calma é a chuva que se solta no ar
(Nem parece de nuvens) que parece
Que não é chuva, mas um sussurrar
Que de si mesmo, ao sussurrar, se esquece.
Chove. Nada apetece...
Não paira vento, não há céu que eu sinta.
Chove longínqua e indistintamente,
Como uma coisa certa que nos minta,
Como um grande desejo que nos mente.
Chove. Nada em mim sente...

Gracias por acordarte de Pessoa, de Alberto Caeiro, Ricardo Reis...

Zoe dijo...

Amas la segunda lluvia... la del recuerdo , la del poema...y yo amo este poema de sentimientos ridículos y de palabras exdrújulas...quién es hoy tan bellamente ridículo como para escribir una carta de amor???

Cartas de amor. Fernando Pessoa ( Álvaro Campos)

Todas las cartas de amor son ridículas.
No serían cartas de amor si no fueran ridículas.
En mis tiempos también escribí cartas de amor,
como las demás,
ridículas.
Cuando hay amor, las cartas de amor
tienen que ser
ridículas.
Y es que, en fin,
sólo las criaturas que no han escrito jamás
cartas de amor
son las que son
ridículas.
La verdad es que hoy
mis recuerdos de aquellas cartas de amor
son los que son
ridículos
(todas las palabras esdrújulas,
como los sentimientos esdrújulos,
son naturalmente
ridículas.

Mcartney dijo...

De Pessoa sólo he leído, intermitentemente, el Libro del Desasosiego.
Veo que está tambien presente en su poesía, o al menos en la traducción que reflejas.
Saludos.

Chousa da Alcandra dijo...

Pois eu vexo que está moi ben traido.
Hai plumas tan magníficas, como é o caso de Pessoa, que xa non pertencen a ninguén en concreto; pasando a ser un "ben común".

E non te deixes amorcegar polo outono, que axiña vai vir o tempo de apañar as castañas que despois, loxicamente, hai que darse unhas boas panzadas delas!!!

Bicos de Antas (case tan bós coma o pan)

Rosa dijo...

Es que Pessoa es.....inabarcable??, no sé, Pessoa es Pessoa.
Yo también adoro la lluvia, trasnforma el paisaje, los olores....
Gracias por tu visita.
Besos.

Aldabra dijo...

nunca leí a Pessoa, nunca he sentido su llamada pero es hermoso este poema.

biquiños otoñales de sol.