martes, 11 de noviembre de 2008

SONIDO IMPOSIBLE

Imagen: Elia Fuentes (Seixo o Xalundes).



"Y nos tumbábamos sobre la hierba, bien juntos, para escuchar el sonido alargado que hace al crecer."


Así, con esa frase, termina un maravilloso cuento escrito por una madre. El cuento se titula precisamente "El sonido de la hierba al crecer" y cuenta, en primera persona, la experiencia de un niño especial, en su descubrimiento del lenguaje, la comunicación y el sentimiento.
Hoy, no sé por qué, recordé la fotografía y mi mente la unió al relato, en una simbiosis que es posible que sólo para mí tenga algún significado.
Aprovecho entonces para dejar aquí mi homenaje particular a una madre, que podría ser la de cualquiera, pero que es la de un afortunado y precioso niño que se llama Erik, al mismo tiempo que a esa fotógrafa, que a mí me parece que posee una especie de sensibilidad que la hace especial, a lo mejor nada más que porque es mi hija.
Creo que esas simples briznas de hierba, mojadas por el rocío de una noche húmeda y fría, demuestran con su espléndida sencillez que la vida es posible aún en las peores condiciones.
Que todo es probable (con matices, desde luego) y que en cualquier circunstancia, aun en las más duras, la ternura y el amor, el cuidado e interés, la paciencia y perseverancia, pueden dar frutos.
Esta mañana, hoy, la imágen y el sentimiento se han unido para mí.
Por eso he querido dejar constancia, porque no deseo olvidar nada, aunque sea un sonido imposible.

12 comentarios:

Dante dijo...

No tengas dudas, corazón, que la vida es posible aún en las peores condiciones y que aún en las más duras, tanto la ternura como el amor, el cuidado y el interés, la paciencia y perseverancia, pueden dar increíbles frutos. Te invito, como siempre le insisto a Fran, a ver la película "Darse cuenta", de producción argentina, con Luis Brandoni Y Darío Grandinetti. Es un homenaje con mayúsculas a la lucha incansable por la vida. Lo que escribiste, es un excelente tributo a esas madres, incansables luchadoras que como Akira, nos ofrecen el milagro de tantos Erik. Felicitaciones por la entrada, y felicitaciones a tu hija por la sensibilidad de la foto. Un beso.

Balteu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Balteu dijo...

Hoy tal vez, querida paisana, estás más sensible y esa brizna de hierba con gotas de rocío, te trae al recuerdo esas cosas maravillosas.
Admiro profundamente a Akira creo que es un ser especial y admiro también el trabajo de Seixo, creo que también es un ser especial, por el cariño y sentimiento que pone o capta en sus fotos, no sé porqué se pondría ese nombre que parece todo lo contrario a ella.
También te admiro a ti compañera, porque también estás dotada de una gran sensibilidad, que demuestras en todos tus escritos.

Un bico.

Dimarojo dijo...

Mi estimada Fonsi, ya lo escribió el poeta americano Walt Whitman: "Creo que una hoja de hierba es tan perfecta como la jornada sideral de las estrellas". Saludos.

Pilar dijo...

Amigos míos:
Primero los saludo y les agradezco todos los gestos y comentarios para conmigo y con lo que suelo escribir en mi blog.
Lamentablemente he pasado momentos complicados últimamente, lo que ha afectado el tiempo para dedicarles, aunque confieso que muchas veces camino invisible entre sus letras.
Debí cambiar la dirección de mi espacio, así es que aprovecho y se las dejo.
Ya podré retomar el ritmo y pasar por vuestras casas.

http://fragmento-de-tierra.blogspot.com/

Un abrazo gigante
Pilar

Internautilus dijo...

Como siempre, desde que leo tu blog, observo tu sensibilidad y tu dulzura en todas tus palabras. Me gusta leerte, me da cierta paz hacerlo. Gracias.

Froiliuba dijo...

Y esto lo leo de noche, sola y en fin... que ya imaginas, me haces llorar con estas cosas.

Sí, tengo pendiente esa pelicula que dante me insiste que vea, a ver si un dia de estos me devuelven el ordenador y pongo ya sabemos qué para poder bajarla, aunque no estoy muy segura de querer verla sincerametne.

Erik y sobre todo su madre, esa lucha diaria es,... eso , una lucha ante la que debes tirar del carro, con sus buenos y maols momentos, qué decirte a ti verdad???

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Creo que esas simples briznas de hierba, mojadas por el rocío de una noche húmeda y fría, demuestran con su espléndida sencillez que la vida es posible aún en las peores condiciones. "

La vida siempre es posible. Lo que pasa es que hay días que te levantas y dices: Que día mas bueo hace hoy, verás como viene un cabrón y lo jode.
Saludos!

trainofdreams dijo...

Gracias por tu comentario, me agrada que te gustara uno de mis micropoemas ( no creo que lleguen al rango de poemas;-). Me gusta asomarme por estas páginas llenas de sensibilidad. Me encantaron las fotografías de tu hija creo que ella también tiene una madre magnifica por lo que puedo ver e intuir en algunas palabras...

Me emociono cada vez que paso, será la Luna en Scorpio. Voy a ponerte ahora mismo en mi lugares espaeciales...

Hasta pronto

anabel dijo...

Hace un momento le he susurrado a Erik con un cariño más especial si cabe lo orgullosa que estoy de él mientras se iba quedando dormido a mi lado. Poco antes había leído tu texto.
¡Cuánta ternura en cada palabra, qué sensibilidad para tomar esa fotografía! Menudo par de madre e hija. Me has emocionado tanto que me cuesta encontrar las palabras.
Erik es un campeón contra el autismo. Pero sobre todo es un niño feliz de cuatro años. Me considero una madre afortunada. Sí, porque con él he aprendido a descubrir la sencillez auténtica de todo lo que nos rodea.
La imagen de una brizna de hierba perlada de rocío, palabras que brincan del corazón y un niño que acaba de dormirse con una sonrisa en los labios.
¿Qué más se puede pedir?

RosaMaría dijo...

Tenés una forma de expresarte maravillosa, parece que se vive el momento. Gracias por descubrirme nuevos sonidos.

Manuel Montesinos dijo...

Cuántos y cuántas necesitan de esas simples briznas de hierba, para que se den cuenta de que endulzar nuestras vidas no cuesta absolutamente nada, porque incluso en el ejercicio del sacrificio por otra persona, hay siempre una brizna de sentimiento de paz en nuestro interior.
Besos.