lunes, 31 de marzo de 2008

AQUÍ ESTÁ

Según los evangelistas la última palabra que Cristo pronunciara en la Cruz antes de expirar fue "todo está consumado".

Y exactamente eso es lo que siento hoy, después de ayer y de anteayer. Ella ya no está, es irreversible. No hay vuelta atrás.
Sucedió todo tan de repente, fue tan imprevisto que cuesta mucho esfuerzo no rebelarse, no sentirse estafado o defraudado o timado, como si alguien: el destino, Dios, la naturaleza, cualquier hado o dios, hubiesen dispuesto ensañarse, precisamente a través de ella, para cobrar qué deuda y a quién.
Pilar se ha ido, ya no está. Ya no me hará reir como cada vez que hablábamos por teléfono. Su forma de "decir" ya no está. Esa manera tan peculiar de contar las cosas nos ha dejado.
Y yo lamento no haberle dicho que la quería, aunque espero que ella lo supiera porque era inteligente y perceptiva. Me molesta doblemente porque, desde que empezaron mis pérdidas, siempre me he dado cuenta de que la vida es un pis-pas, de que hay que aprovechar los momentos porque, de pronto, ya no los tienes.
Por eso he ido aprendiendo y ahora, suelo decir te quiero a las personas que me rodean. Pero ella no estaba aquí y, quizá por eso, tengo la sensación de que nunca se lo dije.
Pilar, tú sabes que te quería. Y no podía ser de otro modo porque siempre fuiste buena, siempre me acogiste con todo el cariño, le diste amor a personas que eran y son mucho para mí y has estado ahí para los que te necesitaron.
Además y esto es importantísimo, me hacías reir.
Todas mis flores para ti.


(Dice Rocío que ya hace un mes, será así, nunca fui capaz de contar, de retener las fechas y los acontecimientos porque no me importan. No me dicen nada las fechas, me dice el corazón. Lo anterior, escrito con el dolor, lo he tenido sin enviar porque no me gustaba, pero ahora creo que expresa lo que quería decir en aquel momento, decirle a ella. Aquí está).

2 comentarios:

fonsilleda, una cuentera dijo...

Para mi recuerdo. No he podido ponerlo hasta hoy 29.04.08

Cachito dijo...

Gracias, tita.