viernes, 18 de noviembre de 2011

RESURGIR, POR VOSOTROS

Fotografía "Rexurdir" (resurgir), de Elia Fuentes, Seixo, Xalundes, mi hija.


-Eso es..., así me gusta. ¡Por fin me tomas en cuenta!
El que habla es mi otro yo, mi duendecillo cerebral que parece contento porque me ha visto destapar el bolígrafo virtual, tomarlo casi con ternura y mimo, colocarlo entre mis torpes dedos y, ante esta página limpia recién desempaquetada, con aroma a tiempo y a utilidad, casi brillante y satisfecha por ver la luz, comenzar a escribir.
-Ánimo -continúa diciendo- yo estoy aquí contigo, por si me necesitas o por si, por cualquier circunstancia, fallan tus palabras y necesitas la riqueza de mi enorme y cultivado vocabulario.
Estos duendecillos, siempre presumiendo de sus capacidades, aun imaginadas.
-Tranquilo, querido duende, mis dedos y yo nos bastamos una vez tomada la decisión.
La realidad es que, aunque se empeñe en ponerse laureles, sabe muy bien qué ha sido lo que me ha impulsado a tomar esta decisión después de algunos meses de ¿relax?, ¿vagancia?, ¿puesta al día de sentimientos?, ¿renovación o regeneración del mobiliario mental?, ¿limpieza: en seco y con agua jabonosa?...
¡Qué más da!, la simple verdad es que, los dedos aplican sus saberes y el papel se va llenando de notas que, si bien no son de todos los tonos del arco iris, sí que surgen espontáneas, algunas con esfuerzo o lentas. Ahí van comenzando a rebrotar, llenando un pentagrama de signos, no musicales desde luego, pero en esencia, no tan disferentes.

Hace unos días, una Mujer (con letra mayúscula, sí), me ha hecho saber que notaba mi falta. Un hombre joven y generoso, de vez en cuando, me recuerda que sigue esperando mi voz.
Ayer, un amigo me ha dado una maravillosa lección y otro me ha evocado, haciéndomelo saber.
Una amiga que me acompaña habitualmente, me dice que ya es tiempo.

Hay amigos con los que diariamente estás en contacto, con los que paseas, compartes vida y vicisitudes, discutes, cambias impresiones, tomas una caña y te miman.
Pero luego, existen otros, con afectos profundos, incluso admiraciones intensas, que surgen y se hacen ver, cuando todo parece que está comenzando a oler a moho, a viejo, a tiempo perdido,  a condescendencia o boba compasión de un yo para con el otro. Pareciera que predicen un desmoronamiento.
Y es entonces cuando estos raros y espléndidos amigos, con sabiduría, te enfrentan a un espejo sin ningún disimulo, sin torpes aplausos, llamando a las cosas por su nombre, haciéndote ver los perfiles de las cosas sin nubes ni nieblas, tal como son: naturales, sencillas y limpias o, incluso a veces, feas.
En sus uñas, quizá quede luego, el rastro un poco negro de haber arañado la roca, quitando la suciedad y el musgo, secos por el tiempo y el abandono. Pero de una manera altruista y desinteresada, se encogen de hombros, piensan que ya se lavarán más tarde y sonríen con calor.
Y el espejo, te devuelve la imagen un poco pasmada de tus “yos”: el visible y el profundo, disfrazado de duendecillo bondadoso, con sus arrugas, sus años, sus preocupaciones y olvidos, aunque también afloren risas y miradas sin lesiones.
-¿Ves terca?, no ha sido tan difícil, el bolígrafo virtual, casi se ha convertido en la estilográfica que pudo haber sido y que todavía puedes conseguir. Quizá la pierdas y se junte con aquel montón de plumas extraviadas durante tus años de aprendizaje, pero no importa, siempre habrá otra más bella que puedas cosechar.
Este yo, ahora, luego de reconvenir al engreído y presumido que se cuelga todas las medallas, se queda con la cara iluminada por una amplia sonrisa, en la que flotan todos los reconocimientos, necesarios y justos.
¡Va por vosotros!, que sois enormes y sabéis quienes sois.

26 comentarios:

Balteu dijo...

Pues, que quieres qué te diga, realmente sobran mis palabras,me alegro muchísimo de tu vuelta y al leerte me he emocionado, porque además de lo que dices hay que añadirle el como lo dices. Tus palabras parecieran tener magia, sí, no es broma, la magia del que sabe llegar a los corazones de quienes leen. Quienes te leemos nos sentimos contentos hoy, al menos yo así me siento, porque tengo la oportunidad de sentir de nuevo tus letras como si te estuviera escuchando.

Gracias Ana.

De cenizas dijo...

¡Bienregresada! Qué satisfacción cuando nuestros "yos" decubren que son uno....


besos

Maribel dijo...

Desde a terra, aclamo eses áxiles dedos que coma sempre, tecen as verbas case acariciando os sentimentos, facendo das gramáticas fermosos arcos iris. Un bico grande, por volver, por estar e sobre todo por deixarnos lerte. (unha que anda algo ausente, recoñece a túa valentía).

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Buenas noches Fonsilleda:
Me encanta volver a leerte.
Desde Valencia con cariño te deseo un feliz fin de semana.
Bicos, Montserrat

La sonrisa de Hiperión dijo...

Eso quisiera yo, en los tiempos que corren... saber quien soy...

Saludos y un abrazo.

Froiliuba dijo...

Que ya es hora, sí, que menos excusas y más currar, que ya toca eh

y ahora a verter sensaciones y recuerdos, que nos gusta leerlos
bicos

TORO SALVAJE dijo...

:)

Que buena noticia.
Es un lujo volverte a leer.
Me alegro muchísimo.

Besos.

Aldabra dijo...

Me alegra mucho tu vuelta, seguro que regresar a la escritura te va a sentar muy bien, que no sé porqué me da que anduviste un poco melancólica.

Entre nosotros te daremos un poquillo de calor para superar este otoño.

biquños,

O Lemas dijo...

Welcome
¡Ala, caramba! No hay como una apabullante victoria electoral para resurgir. Ya decía yo que algo de bueno tendría que el cielo azul se cubriese en todo el territorio español. Me habían comentado que te había afectado la salida del Consejo de Administración de Caixanova y que la Gran Caixa Galega a crear se fuese al garete y, como consecuencia, la pérdida de las dietas por sentarse en la mesa grande. ¡Bienvenida al mundo virtual! Creo que en éste, por lo menos, lo podemos pasar bien.
Desde el 20N y ante la aparición de Trasdeza, debemos de decir muy en alto y todos juntos:
¡¡Viva el vino!!

Manuel dijo...

Vaya, ya era hora de verte el pelo. Si hubieras dicho algo antes de irte, me hubiera ahorrado todas las llamadas que he hecho a todos los conventos de Galicia intentando localizarte.

Bienvenida, amiga de mi entretelas.

Manuel dijo...

Muchísimas gracias por tu trabajo, como siempre es conciliador y lleno de nostalgia y vida al mismo tiempo.

Un beso.

Concha L. F. dijo...

Pois a verdade é que se te botaba de menos. Pasa que ás veces enredamos tanto no cotiá que acabamos por esquecer eses recantos que nos manteñen a mente esperta e os sentimentos vivos.

E... enorme es ti. Sen trasnos que che diten as palabras.

Manel Aljama dijo...

Ya era hora. Otras, Manuel, yo también estaba llamando a los conventos!
Ana, Espero que estés por aquí más a menudo. Antes tomaba té, mi compañera me aficionó al café y el Nescafé sin tus palabras, no tiene el mismo gusto. Y es que me quedo tranquilo de saber que estás ahí, con o sin duede, ¡qué mas da! Vienen unos tiempos feos y sin valores y hay que estar preparado para seguir. ¿Ah, pero no ha sido siempre así, no ha habido siempre dificultades? Tus escritos son necesarios, sí para saber de dónde venimos y, quizá, saber dónde vamos.
Un abrazo muy grande.
Besos
PS: no he hecho prácticamente nada en el blog. ¿Será proque te esperaba?


Manel

RosaMaría dijo...

Hermoso resurgir, me alegra leerte con la fuerza y ductilidad de siempre. Espero contagiarme. Besos grandotes. La foto es preciosa, me trajo a la mente imágines de las cenizas que cubren parte de nuestro país. Felicitaciones a tu hija.

Susi DelaTorre dijo...

Bienhallada, Fonsilleda!


Un abrazo!

Ricardo Miñana dijo...

Es un placer pasar por tu bonito espacio, y con mis mejores deseos para estas navidades
¡felices fiestas!.

Marisa dijo...

No me había dado cuenta que tus duendecillos te habían traído de nuevo hasta nosotros, pido que no se
oculten de nuevo y que nos hagan saber de sus andanzas.

Un abrazo muy grande.

Aldabra dijo...

moitos biquiños e bó nadal.

ARO dijo...

Es un placer leerte. Te deseo una feliz nochebuena y un año lleno de satisfacciones, y que entre las mías estén la de poder seguir leyendo tus entradas.

Tétis dijo...

Feliz Ano Novo 2012!...

Que este ano novo seja repleto de felicidade, alegria, saúde e muito amor.

Estes são os votos dos teus amigos

Argos, Tétis e Poseidón

Um Farol chamado Amizade

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Sin lugar a dudas la vida es una gran honda de crestas y valles. Valles profundos que a veces devienen largos desfiladeros...¡Los conozco tan bien!.

Te mando un fuerte abrazo amiga. Que las mañanas de xeada y niebla no te impidan ver el deslumbrante sol que brilla siempre por encima de nuestras cabezas.

¡Aunque a veces nos empeñemos en lo contrario¡¡

Bicos

RosaMaría dijo...

Nuevo año... nuevas esperanzas, contratiempos que venceremos, todo pasa y todo sigue. Así que caminaremos juntos y juntas esta andadura del 2012. Te quiero amiga, reitero mi admiración por tu pluma o computadora o dedos-mente, en fin. FELICIDADES!!

Angel dijo...

Hace unos minutos, he comprobado que un lector de Bélgica ha visitado mi blog leyendo tu entrada "Rayos y Truenos", qué tiempos en los que nos leíamos con mas asiduidad.
Hoy te asomo a mi ventana
¿Nos proponemos en este 2012 retomar los intercambios? Por mi parte no va faltar el impulso.
Mil bicos desde el Sur

Angel dijo...

Fonsi:
Por lo general, la gente sólo busca felicidad y alegría; ¡bajo ninguna circunstancia desea penuria o dolor! Trata a la felicidad y a la alegría como sus más cercanos benefactores, y a la penuria y la dolor como sus enemigos declarados. Esto es un gran error. Cuando estás feliz, el riesgo de la pena es grande; el temor de perder la felicidad te atormentará. La penuria incita a la indagación, al discernimiento, al examen de uno mismo y al temor de cosas peores que podrían ocurrir. Te despierta de la pereza y del engreimiento. Encara la dualidades de la vida con fortaleza. Pero ten presente que fortaleza es diferente de la paciencia. La paciencia es soportar algo; tolerarlo o aguantarlo porque no tienes otra opción. La fortaleza es tener la capacidad de superarlo, más aún, de ignorarlo: esto es la disciplina espiritual. Soportar el mundo exterior de la dualidad con equanimidad y paz interior es el camino que te llevará a la liberación. Sopórtalo todo con discernimiento analítico: este tipo de paciencia te dará buenos resultados.

Hi ha un lloc dins del cor dijo...

¡Hola! He entrado a tu blog, parece que tiene muy interés y con llenos de la ilusión, me lo quedo. Grácias por compartir.
Mi corazón, Noemí.

RosaMaría dijo...

Qué bueno leerte! También es mi espejo, salgo, entro, me quedo, vuelvo a salir y a entrar, pero siempre estoy. Me alegra a mi también leerte pues expresas todo lo que mi torpe pluma o dedo para mejor decir, no sabe o no se atreve.
Gracias por estar. Besos llenos de energía de la buena.
Ufff.. otra vez letras, numeritos que no se ven... a sufrir, quiero que sepas que estoy.