lunes, 12 de abril de 2010

IMÁGENES ONÍRICAS


¿Dónde fueron aquellas palabras?
¿dónde las conversaciones calladas?
¿dónde los sueños hasta rozar el alba?
¿dónde los secretos diálogos?
¿dónde la imagen bella de aquel silencio enojado?
¿dónde todas las amables voces de tiempos pasados?

Noches de luna, de temblores lejanos,
finales recónditos en dormidas noches blancas.

Acaso, todo se halle en el lugar que debe,
en el de las quimeras,
el de las muñecas rotas
o la imaginación exaltada;
en el de esperanzas truncadas.

En el recinto en el que, algunas personas,
formadas por retales de sueños no realizados
y de ecos nunca escuchados,
guardan
aspiraciones pendientes,
realidades truncadas.

Imágenes oníricas, casi palpables.


Imagen: "Mareira", de Elia Fuentes, Seixo, Xalundes (Enlace al márgen)
El texto de la foto dice (traducción mía) "En ese momento, a solas. Dejando la brisa mareira y las olas que jueguen con ella. Limpiando el alma de lo que la ensucia cada día.".


27 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Quizás si.
Quizás todo se halle en el mundo que no fue.
Donde nunca ocurre nada a ninguno de los que no son.

Besos.

Chousa da Alcandra dijo...

Preguntas moito; non serás da Interpol ou?. Non debes ser, non; que preguntas con moito xeito...

A imaxe e a posta en escea é maxistral.Chapeau!.

Bicos para ambas

AROBOS dijo...

Es un bello poema, bellamente ilustrado. Saludos.

XoseAntón dijo...

Ya sé porque los marineros se quedan mirando al mar, ya sé porque hablan de sirenas; casi se huele el tabaco de la pipa, casi; bajo la sombra de la gorra.

Entre tus versos me siento capitán de quimeras, Fonsilleda.

José do Neto dijo...

Me quedo con tus palabras

Las palabras son como la voz de nuestro interior; conocen todos nuestros secretos, se acuestan en nuestra cama, se sientan en nuestra silla, hablan en nuestros sueños, comen en nuestro plato, salen con nosotros de paseo, nos acompañan cuando estamos solos...
La palabra es lo más importante que tenemos en propiedad, lo más nuestro. Lo que decimos es un reflejo de lo que pensamos. Lo mismo nos pueden llenar de gozo que entristescernos, transportarnos a lugares lejanos y hacernos vivir experiencias fantásticas... Toda nuestra vida se rodea de palabras y esto debería hacernos comprender la energía que nos dan para vivir y como vamos dando y tomando palabras. Son como el alma de las personas que encontramos cada día dedicando su tiempo a comunicarnos algo.
Y ese don que tenemos, permite que yo, que leo tus textos, sienta que esa voz escrita me hace imaginar mares, recordar tiempos, percibir olores, saborear gustos, escuchar sones...
Y los sueños, mientras tanto, sueños son.
¡¡Vamos, hombre!!

Gala dijo...

Todo va quedando en ese mundo en el que nadie quiere entrar pero que esos sueños rotos marcan fuerte el camino.

Te felicito por tu forma de escribir.

Un beso

De cenizas dijo...

¿No será que vivir es realmente soñar? La vigilia es sólo el contraste, la sombra, que hace de los sueños aire y luz apra el alma.


besos

Taty Cascada dijo...

Los sueños nos acompañan en cada despertar y en cada anochecer, esas son las horas favoritas para que nuestra mente divague en lo que no hemos hecho,en lo que nunca hemos podido realizar y sobretodo, en lo que nos parece imposible de vivir.
Un beso.

Marisa dijo...

Tienes razón,
hay sueños
cuyas imágenes
son casi palpables,
aunque solo fuese
así,los hemos hecho
casi reales.

Palabras e imagen
excelentes.

Biquiños

Albino dijo...

Un hermoso poema y unos sueños bonitos que han de realizarse.
Paisana, si pasas por mi blog podras escuchar una seleccion de canciones francesas clasicas. Cuando hice el post, me habian cambiado el sistema y no sabia como introducirles, pero ya aprendi.
Perdona que te lo diga aqui, pero no se tu email.
Cariños

Tétis dijo...

Amiga Fonsilleda

Uma vez mais fascinada com os teus escritos.

"Imágenes oníricas, casi palpables" - e porque não? Por acaso não há sonhos que se transformam em realidade?

Os meus desejos mais sinceros são de que todos os teus sonhos mais lindos se tornem realidade.

Bikiños

ana. dijo...

¿y no estarán esas imágenes guardaditas dentro del alma? ¿no serán acaso la secreta esperanza de mañana? ¿no serán nuestro amparo en las noches de invierno, en las sombras de la madrugada?

Besos, querida Ana. Precioso!

Lasosita dijo...

Todos somos resultado de retales de sueños no realizados...


Un gran abrazo para un poema
capaz de emocionar, Fonsilleda!

Rosario dijo...

Hay sueños que son casi realidad y realidades que son casi sueños.

Un placer entrar en tu casa y un abrazo fuerte desde mi librillo.

guillermo elt dijo...

Dejadme, por favor,
que sueñe mis realidades;
que viva mis sueños.

Porque, los sueños, si los sabemos vivir, no son solo sueños.

Besicos.

José do Neto dijo...

Soños de realidade

Están na miña horta as árbores en flor e as coridas camelias xorden fogosas. Os paxaros volven voando polas brisas que retornan novas. Os sentidos despregados quedan abraiados diante da claridade de auroras que inauguran fermosos menceres. Os soños xermolan silentes nas agras de aquel extenso val que se amosa verdecente. O frío inverno de aspiracións pendentes e realidades truncadas está trasposto. Hai diferentes camiños que achegan á realidade preto da quimera. Imaxes palpables. Ilusións crecidas. Ansia dunha nova vida que se abre diante de nós. Todo se evidencia. Todo aquí chegou.

Javi dijo...

A lo mejor llego tarde, no lo sé. Tengo tantas cosas enmentes que a veces el olvido hace acto de presencia.

Hoy, a las 21:00, en el Liceo de Pontevedra, inauguramos cuatro fotógrafos una exposición, "Alén do teu ollar". Estará hasta el día 6 de Mayo. Será un placer tu visita.

Bicos.

Aldabra dijo...

la nostalgia del pasado.
bicos,

La sonrisa de Hiperión dijo...

Una tardes más de viernes y paseando por casa de mis amigos blogueros. Disculpa que no me pueda pasar más a menudo, y que no sea todo lo original que debiera, pero me cuesta demasiado seguiros... jajaja Me encanta pasar por tu casa.

En todo caso un abrazo enorme.

auroraines dijo...

Serán reemplazados por nuevos sueños
quizás.
Excelente como mostraste el mundo interior con algo que se puede adaptar a otros sueños y otras personas.
Una imagen de la melancolía preciosa.
Bicos

Zoe dijo...

Me recuerdas sin querer a Silvio...en ese a donde van... no se va nada, queda cerca y lejos , allí donde ya pasó, pero como algo pendiente a veces...quizás con otro nombre, con otros gestos, con otro olor, con el mismo corazón y el mismo sueño...
Las imágenes oniricas, a veces se tocan, un día tengo que contarte algo sobre unos sueños azules...
Siempre hay lugar para otro lugar, más aún cuando no te sientes de ningún lugar...
Tú puedes hacer lo que quieras hacer, vaya hoy por ejemplo poesía..

besos

auroraines dijo...

Fonsilleda en mi blog tengo algo para vos.
Te elegí una de mis princesas, si podés pasar a retirar tu corona (Premio)
Bicos

Manel Aljama dijo...

Me quedo con "Las palabras son como la voz de nuestro interior...", pues gracias a tu poema has permitido que lleguemos a esa conclusión o si no, que volvamos a pensar en ello.
Los sueños, sueños son, sí, pero también el sueño es un anhelo, un deseo, una aspiración y por tanto un motivo para realizar algo y por ende un motivo para vivir. Todo, todo tiene su ying y su yan.

El halago debilita y el lamento te lleva directo a la tumba. Tu poema se podría mirar así, como un lamento del sueño no realizado, de la oportunidad perdida pero también como un aviso para no desaprovechar las oportunidades que han de venir.

muitos bicos

Rosario dijo...

Un abrazo fuerte desde mi librillo, espero que pases un buen fin de semana, es una suerte tener seguidoras como tú que mandan tantos comentarios a una misma entrada.
Me gusta mucho tambien la fotografía.

WHO dijo...

Esas palabras llenas de buenas intenciones ha ido a reposar a los corazones de otras personas, los sueños nunca morirán sólo mutan su fisonomía, no su esencia.
Un beso, Who.

Meiguiña dijo...

Sueños y realidad, realidad y sueños ¿donde se separan y donde se juntan?

Magnífico querida amiga, me ha encantado.

bicos meigos

Manuel dijo...

Menos mal que te tenemos a tí, que si eres palpable, Ana.
Bellas palabras de una gran dama.
Manuel.