jueves, 14 de mayo de 2009

LA CARTA DE ANABEL

Imagen: Elia Fuentes Fondevila. Seixo, Xalundes.

A continuación pego el texto de una carta que, Anabel Cornago, madre de Erik, el del rostro dulce, el de la límpida mirada azul, ha dirigido a la Cope y a la Conferencia Episcopal, en protesta por una entrevista que el ínclito periodista Sr. Jiménez Losantos hiciera al Dr. D. Luis Madero. cuyo contenido se explica por sí mismo y que yo apoyo.

http://elsonidodelahierbaelcrecer.blogspot.com/

Éste es el link, del estupendo blog que tiene por si a alguien interesara.

"Estimados amigos:

El pasado 5 de mayo difundieron una entrevista al doctor Luis Madero en el programa “La Mañana” de Federico Jiménez Losantos en la que se vertieron muchas mentiras sobre el autismo. No pueden ni imaginarse el daño que han hecho a tantísimas familias que convivimos a diario con el autismo. Nosotros vemos sonreir, hablar, jugar o emocionarse a nuestros hijos. Nosotros estamos seguros de la inclusión. Y de repente un medio líder en opinión como la COPE rescata del “baúl de los recuerdos” mitos que hace ya muchísimo tiempo fueron descartados y siembra el miedo entre las personas que no conocen la realidad del autismo. Devastador es lo que han hecho ustedes.

Por de pronto, el autismo no es una enfermedad, sino un síndrome. Son una serie de síntomas que se combinan de forma distinta en cada niño. Por eso no hay dos personas con autismo iguales. Con una terapia adecuada, cuando antes se empiece mejor, es impresionante ver los progresos y la evolución de nuestros hijos en lenguaje, comunicación, socialización, juego o empatía, por citar algunos ejemplos. Sí, nuestros hijos son “recuperables”, aunque menuda palabreja han elegido ustedes.

Autismo no es sinónimo de personas indiferentes e infelices que viven aisladas en su mundo porque son incapaces de sentir. Mi hijo Erik, de cuatro años y medio, tiene autismo. Y es un niño maravilloso al que le gusta mucho jugar con nosotros y con otros niños. Tiene una sonrisa que irradia emociones. Sí, Erik se comunica por todos los medios: se expresas en dos idiomas, interactúa, se entristece cuando la gente discute, se alegra al recibir un regalo, tiene empatía, deseos, sueños… Aunque no siempre es fácil para él, sobre todo si la sociedad no está concienciada sobre lo que en realidad es el autismo.

Las personas con autismo tienen un estilo de pensamiento diferente, lo que unido a sus problemas de percepción provoca que les resulte complicado entender las relaciones sociales. Por eso a veces se frustran o intentan aferrarse a rutinas que les dan seguridad. Necesitan más ayuda que los otros niños, mucha comprensión y una terapia que les oriente en su camino hacia adelante. Pero de ahí a definirlos como niños “agresivos que se autolesionan” hay un mundo. Incluso en el caso de que aparezcan conductas desafiantes, éstas son controlables y terminan por desaparecer con una intervención adecuada.

Aprenden a comprender las reglas del mundo en el que nos movemos en nuestro día a día. Un mundo en el que hay cabida para la diversidad. No olvidemos que todos somos iguales, aunque diferentes. No cerremos puertas y luchemos juntos por la inclusión. No difundamos falsas ideas, sino la realidad del autismo, que los diagnósticos lleguen antes, que todos los niños tengan acceso a las terapias más adecuadas, que se cree de una vez por todas un modelo educativo con los apoyos necesarios y el ambiente estructurado preciso para favorecer la inclusión. Que los padres tengamos la posibilidad de elegir el colegio (especial, normal o combinado) para nuestros hijos, quienes pueden muchísimo más de lo que algunos falsamente creen.

Hoy en día cobra cada vez más fuerza que los factores genéticos juegan un papel muy importante. Está claro que el autismo puede ser hereditario. Los estudios demuestran que en el caso de gemelos en la misma bolsa, la posibilidad de que uno tenga autismo si el otro lo tiene supera el 90%. Y hay un 20% más de posibilidad de tener un segundo hijo con autismo que en familias donde no existe el trastorno.

Si mi hijo Erik hubiera nacido en la época en la que Bruno Bettelheim -un farsante doctorado en Filosofía del Arte que se inventó una formación como psicoanalista- hacía creer al mundo en los años cuarenta que la falta de afecto de los padres en los primeros meses de vida del niño era la causa de la destrucción de su psique hasta que se volvían autistas por desesperación, desde luego sí que no habría tenido ninguna posibilidad, al verse separado de sus padres y encerrado en una institución.

La teoría de las “madres nevera” hace tiempo que cayó por su propio peso. Precisamente la intervención de los padres en el día a día, su cariño, su constancia son de una ayuda absoluta en la evolución de los pequeños con autismo.

Les ruego, por favor, que nos conozcan a nosotros y a nuestros hijos. Que terminen con falsos mitos de una vez por todas. No hagan más daño, no siembren miedo. No acusen a los padres de ser unos “monstruos” , ni difundan ideas equivocadas sobre nuestros niños.No olviden que siempre hay un niño o una persona por encima del autismo. Ustedes más que nadie, como medio de comunicación que crea opinión pública, deberían evitar la desinformación.

Atentamente,

Anabel Cornago, mamá de Erik. "

Supongo que habrá que volver sobre el asunto. Desde aquí también les dejo, a todos esos padres que luchan por mejorar la vida de sus hijos y que puedan salir adelante, mi apoyo incondicional y mi admiración por su labor.


12 comentarios:

anabel dijo...

Muchísimas gracias, cielo.
Ojalá que nos escuchen, que termine esto de una vez.

Besotes.
(hoy estoy agotada)

auroraines dijo...

Leí la nota. Sería bueno que en ese tipo de entrevista además de los profesionales estuvieran los padres con hijos autistas.
Un bico

Melba dijo...


Es lamentable que en estos tiempos aún se expresen criterios ignorantes. En Nicaragua existe una fundación, "Los Pipitos", que logra maravillas con niños autistas.

Apoyo y felicito a Anabel.

Zoe dijo...

ya le expresé a Anabel mi repulsa y aquí de nuevo la dejo constar, me alegra que lo hayas puesto aquí Fonsi...No entiendo que se pueda llamar a este señor profesional...

Un inmenso abrazo a todos los niños de ese arcoiris llamado autismo y los maravilloso padres que luchan por ellos día a día...


bicosssss¡¡¡¡

José do Neto dijo...

Repudio a quienes se manifiestan así.

Los que procedemos de la cultura judeo-cristiana, porque fuimos educados en ella, y tenemos al Personaje central de la misma como un modelo a seguir, por su constante ejemplo, deberíamos repudiar en masa a aquellos que hacen tales manifestaciones utilizando un medio de comunicación apoyado por una institución (que merece ponerse con minúscula) que dice representar a aquel Cristo que siempre se ponía al lado de los más necesitados de ayuda.
Estoy seguro de que si estuviese de nuevo entre la especie humana, echaría a todos estos mercaderes a patadas de sus templos.
Gracias, Fonsilleda, una gran señora do Trasdeza, por hacernos partícipes de esa carta de repudio de Anabel a la que yo, también me adhiero como persona y como maestro que soy y que trabajo, cada día de mi vida, con la diversidad de niños que poseo y que, como bien común que son, merecen todo nuestro esfuerzo.
Te honra, una vez más, todo ese abanico de sensibilidades que posees, querida Fonsi.

mamiago dijo...

Jo, muchas gracias!!!

Isabel dijo...

como bien dice, dejo mi señal para que sepas que he pasado por aqui. Gracias por hacer eco de esta lucha por nuestros niños. Besitos

Manel Aljama dijo...

No sabía que la nefasta teoría de las madres-nevera todavía tenía defensores. Pensaba que ya se había descartado, por esto:

Texto extractado de wiki: http://es.wikipedia.org/wiki/Autismo
"Entre los años 50 y los 70 se creía que los hábitos de los padres eran corresponsables del autismo, en particular, debido a la falta de apego, cariño y atención por parte de madre-padre denominados "madre-padre de refrigeradora" (refrigerator mother-father). Estas teorías han sido refutadas por investigadores de todo el mundo en las últimas décadas."
Y por un muy buen documental que hicieron en La Noche temática en la 2. Allí pude ver como autistas se graduaban en la universidad.

Tarde o temprano la verdad siempre prevalece.

Maite dijo...

Hola Fondesilla, mira que te he visto mil veces donde Anabel y nunca te he dicho nada... pero esta vez siiii GRACIAS CON MAYÚSCULAS !!!!
UN BESO

La sonrisa de Hiperión dijo...

Tremendo el post, pasé a echar un rato de lectura, y me voy medio impactado.


Saludos!

Aldabra dijo...

pues ya he pasado por el blog de Anabel y ya he firmado...

me parece monstruoso, aún por encima de todo a lo que tienen que sobreponerse por luchar por sus hijos, tneer que lidiar con gente que va por el mundo arrasando sin medir las consecuencias.

biquiños,

Dante dijo...

Sin palabras. Hay cosas que dan vergüenza ajena, y eso es lo que siento cada vez que releo la nota. Beso, preciosa.