domingo, 5 de abril de 2009

UN POEMA

DE TODO MORTE

o tempo é unha árbore
da que caen os días
cunha obsesión outonal
a vida, o tempo
poboado de paxaros
a morte é a árbore seca
da vida onde
aniñan paxaros mortos

Imagen: Pintura de Joichi Tanabe, "Pájaros en árbol".


Hace tiempo que admiro a Manuel Pereira Valcárcel. De su libro de poemas "Todo morte", he encontrado este pequeño que, de tan gráfico, creo que traspasa papel o pantalla de ordenador.
Las primaveras no son mi fuerte y el poema, casa con lo que siento estos días con una perfección impresionante.
Mi traducción libre:
El tiempo es un árbol
del que caen los días
con una obsesión otoñal
la vida, el tiempo
poblado de pájaros
La muerte es el árbol seco
de vida donde
anidan pájaros muertos

20 comentarios:

Felisa Moreno dijo...

Es un poema impresionante, tan corto y con tanto contenido, gracias por compartirlo.

un beso

El cormorán ártabro dijo...

El tiempo de primavera revela todo lo que la invernía se encarga de encubrir.
Durante el invierno lo esencial emigra, se marcha al exilio...
La primavera genera y provoca la vuelta, llama al regreso... Es el momento de dar la bienvenida al nuevo tiempo y llevar a cabo, con júbilo, el recibimiento de la estación que comienza.
Cada primavera que se acerca significa un nuevo comienzo, una nueva oportunidad para hacer de la Tierra, y de nuestra vida en ella, un lugar especial.
Tiempo de esperanza para ver nacer, una vez más, el alba y observar como una luz expresiva penetra por el umbral de nuestra puerta. ¡¡Es la vida!!
Hay que salir al aire, desatar la alegría y no enjaularnos en prisiones del alma. Volemos con libertad y alimentémonos de los aromas vitalistas que nos concede la explosión primaveral.
No, no estoy de acuerdo. Quiero alimentarme, como pájaro palpitante, de granos de fertilidad y no de esa palabrería hipocondríaca de almas galaicas que nos adentran en mares tenebrosos.
Me niego a recibir mensajes tales y no reconozco a quien se identifique con ellos. As Fadas do Toxa proceden de augas transparentes, cristalinas, espumosas y ruidosas por eso salen das fervenzas para ánimo de los que las escuchan.
No, no puede ser!!! ¿Quién puede estar de acuerdo de pertenecer a una especie arbórea como la que cita el llamado poeta o a la bandada de pájaros que manifiesta el bardo?
Este cormorán no se posa en esos árboles y es un espécimen avícola que no tiene nada en común con los descritos por el bate. Espero que ser un homenajeado en “O día das Letras Galegas” se lo concediesen por otros méritos. Me niego a aceptarlo. No lo leeré jamás.
Con razón decía el cormorán que tenía que largarse a otros mares. ¡¡Por favor!!
Huye de las primaveras que respiras. No te reconozco en ellas.

fonsilleda dijo...

Anda, anda...
El poeta, por suerte para él y para nosotros, no escribió solamente esto, pero fue lo primero que yo leí. Nada más.
El cormorán en su vuelo hace cabriolas y me hace reir.

El cormorán ártabro dijo...

Hay miembros de la especie humana que cuando leen los periódicos empiezan por las esquelas. A mi me interesa, cada día más, la página donde viene el chiste del día. Es lo primero que busco.
Al menos hago reir con mis cabriolas. Ya puedes seguir el vuelo arlequín cormorán.
Ríe, centellas!!!

mamiago dijo...

En este enlace tienes un regalo para ti

auroraines dijo...

Bueno, el poeta quiso representar la vida y el final.
Me hizo reir el cormorán, en plena primavera le van a hablar de otoño, se rebeló Fonsi.
Y la pintura exacta para el poema!
Pero como el cormorán elijo:

"Hay que salir al aire, desatar la alegría y no enjaularnos en prisiones del alma. Volemos con libertad y alimentémonos de los aromas vitalistas que nos concede la explosión primaveral."

Un bico

anabel dijo...

Oh, es un poema impresionante que me ha gustado muchísimo. NO lo conocía, pero me lo acabo de guardar. Gracias por compartirlo.
Besotes.

El cormorán ártabro dijo...

Hay una bandada de cormoranes que están de vacaciones. ¡¡Primavera!!¡¡Ocio!!Por eso no me atrae nada esa especie humana bloguera que anima a permanecer en la jaula ao Sarillo do Berbés. Menos mal que hay alguna que se sale de lo común (por eso se llama Auroraines - como los alalás galaicos- Esta é das miñas). Es posible que haya más desenjaulados como yo pero como no soy un picablogs, sigo en tu bitácora.
Idea para un relato corto: "Como profundices mínimamente en algo distinto a lo que piensa la mayoría, te quedas solo"
¡¡Síguelle dando!!

Antón de Muros dijo...

A primavera e o outono son dúas caras da mesma realidade: o paso inexorable do tempo.

Prefiro a primeira :-)

Saúdos.

Antón.

El cormorán ártabro dijo...

Vuelve el pajarraco para manifestar que ese inexorable paso del tiempo (¡¡bendito sea, porque siempre con él vuelve la primavera!!) hace que la especie humana (más los especimenes femeninos que los masculinos, porque tienen valor añadido con la madurez) aumente en sabiduría, en sensibilidad, en experiencia... El paso del tiempo dignifica. Hace a la especie humana generosa. La raza masculina tiene muchas cosas buenas que decir de las féminas con el paso inexorable del tiempo por diferentes motivos. Lamentablemente no es recíproco.
¡¡Que nunca se detenga!! No interesan los bardos que cantan al paso del tiempo de manera melancólica. ¡¡Fuera con ellos!! A este cormorán no le sirven esos tópicos. Otea las utopías que trae el discurrir de la vida. Quiere ser intemporal y así no podrá morir nunca, aunque desaparezca su esqueleto y no quede memoria de él.
Estoy dispuesto a picotear a todo espécimen bloguero que se manifieste así. ¡¡Hasta ahí podríamos llegar!!

Angelus dijo...

Gran poema, la traducción es perfecta querida Ana, se puede respirar en él el canto de sus pájaros aunque algunos ya no esten.


Besos y abrazos!!!

Caminante dijo...

Impactante, me atraviesa y me duele, con eso te lo digo todo...

Javi dijo...

Hace días caminaba por las calles de un pueblo en el que abundaban las glicinias. Me parecieron en un principio como uvas de color morado. Pero tras mirarlas con detenimiento me di cuenta que eran las lágrimas de la primavera, nada que ver con las de otoño, con las hojas muertas (que dice la canción). Eran éstas lágrimas de vida y de color.

El cambio en las estaciones es necesario para mí, como en la vida y como en mi interior.

Bicos, precioso poema.

anabel dijo...

Amiga, iba a comentarte que he dejado un premio precioso para ti en el blog: "Anónimos con el autismo", pero acabo de ver que Maiago se me ha adelantado, ja,ja.
Espero que lo recojas con muchísimo cariño. Ya ves cada vez somos más las "mamás" que pensamos en ti.
Besotes.

Argos dijo...

Um pequeno grande, grande poema!

Abraços

La sonrisa de Hiperión dijo...

"El tiempo es un árbol
del que caen los días
con una obsesión otoñal "

Caminos de tranquilidad entre hojas mullidas...

Saludos!

auroraines dijo...

Paso a dejar mis saludos y deseos que tengas una Feliz Pascua.
Un bico

José do Neto dijo...

Discrepo de algunos comentarios. Las hojas que inundan el suelo en otoño permiten que los prados se fertilicen y permanezcan llenos de esplendor. ¿Cómo se puede llamar "La sonrisa de Hiperión" alguien que, con todos mis respetos pues sólo no estoy de acuerdo con sus opiniones, dice que las hojas caen de manera obsesiva con el paso del tiempo? A estas alturas estoy más añejo que nunca y creo que los sabores que destilo, desprenden tal diversidad de aromas que pueden cubrir una variedad de gustos. ¡¡Por favor!!

Dante dijo...

Es un poema espectacular, Ana. Intenso, breve y que transmite una fuerza increíble en cada verso. La foto, acorde con el poema. Excelente elección, aunque de vos, no me sorprende el buen gusto. Beso, preciosa.

Froiliuba dijo...

el poema es muy duro, muy triste pero muy bueno
el cuadro fabuloso
los comentarios... que esto parece ya el debate de la 2 jajajaja
manda nabo!!!